Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de ‘Begin Again’ pide perdón por atacar a su protagonista, Keira Knightley

Otros realizadores han defendido a la actriz, que según John Carney es una "estrella rodeada de un séquito"

Keira Knightley, la semana pasada en Roma en el estreno de 'La Traviata' en el Teatro Dell' Opera.
Keira Knightley, la semana pasada en Roma en el estreno de 'La Traviata' en el Teatro Dell' Opera. Getty Images

John Carney ha perdido perdón por su ataque a Keira Knightley, la protagonista de su Begin Again, el sábado pasado en una entrevista en el diario Independent. En un largo tuit, en el que asegura que ha escrito a la actriz para disculparse, el director irlandés cuenta que fue "arrogante e irrespetuoso", que Knightley fue "una profesional que ayudó al éxito del filme" y que se avergüenza de haber dicho "esas cosas".

Y esas "cosas" daban que pensar que había sido un rodaje terrible, porque el recuerdo que le quedaba era realmente malo. El sábado, Carney se despachó a gusto contra Knightley en una entrevista en el diario británico Independent. El realizador de Once, que colaboró con la actriz en Begin Again, soltaba perlas como “El problema real era que Keira no era una cantante ni una guitarrista y es muy difícil hacer que la música parezca real si no es con un músico. Un actor no debe tener miedo a descubrir quién es cuando la cámara empieza a rodar. Lo que tiene Keira es que esconde quien es y no creo que puedas ser actor y hacer eso. No es que odie Hollywood, pero me gusta trabajar con actores curiosos y adecuados, en lugar de estrellas de cine, rodeadas de un séquito”. Y seguía contando: “Fue un poco decepcionante trabajar con ciertas estrellas de cine y necesitaba un respiro”. La entrevista se debía al estreno de su nuevo filme, Sing Street, con el que ha vuelto a su Irlanda natal. “He aprendido a no rodar películas con supermodelos”.

Lo curioso es que las críticas alabaron el trabajo de Knightley, y el director arranca esa entrevista diciendo que no quiere hablar mal de ella, para luego acusarla del flojo recorrido comercial de Begin Again y calificar de estupendos a sus compañeros de reparto Mark Ruffalo y Adam Levine: “Mark es un actor fantástico y trabajar con Adam es un lujo, es bastante modesto y no tiene miedo de exponerse ante la cámara y descubrir quién es él como individuo”.

La actriz inglesa no ha respondido a las declaraciones, pero en su defensa han salido dos de los directores que trabajaron previamente con ella –a sus 31 años, Knightley ya acumula un largo currículo-. Mark Romanek, con quien colaboró en Nunca me abandones, ha escrito en Twitter en dos mensajes: “Mi experiencia con Keira Knightley fue absolutamente espectacular a todos los niveles. No sé de qué está hablando este tipo”. Lorene Scafaria, la directora de Buscando un amigo para el fin del mundo, añadió en la misma red social: “Estoy de acuerdo con Mark. Es un placer trabajar con Keira. Está presente, es fácil de tratar y es muy, muy buena en su trabajo. Es simplemente un amor”.

Más información