Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | LOBO

Cara B de ‘Lawrence de Arabia’

Nowar inyecta a su película una interesante dimensión política y social

En una de las secuencias más espectaculares de Lawrence de Arabia (David Lean, 1962), el militar británico, clave en la rebelión árabe contra el imperio otomano, transporta a través del desierto una caja de madera de inequívoco contenido: un detonador de dinamita para la destrucción de los ferrocarriles turcos, que hace estallar al paso de un tren. Esa caja de madera, casi como un mcguffin hitchcockiano, convierte a Lobo en la auténtica cara B de Lawrence de Arabia.

LOBO

Dirección: Naji Abu Nowar.

Intérpretes: Jacir Eid, Hassan Mutlag, Hussein Salameh, Jack Fox, Marji Audeh.

Género: aventura. Jordania, 2014.

Duración: 100 minutos.

Una película sobre el transporte de un detonador, que en lugar de estar protagonizada por un soldado británico rubio de ojos azules, lo tiene como secundario; que en lugar de estar producida por el Reino Unido, lo está por Jordania, Qatar y Emiratos Árabes; que en lugar de tener a británicos como Alec Guinness ejerciendo de príncipes maquillados de tez oscura, la comandan verdaderos árabes. Una historia de aventuras con toques de western, con camellos y desierto, luchas de liberación y verosimilitud absoluta, aunque en tono de cine de autor del siglo XXI.

Naji Abu Nowar es su director. Británico de Oxford, hijo de militar jordano, Nowar inyecta además a su película una interesante dimensión política y social, con la que se reflexiona sobre los orígenes de una nueva época para los beduinos, para los moradores del desierto. Los raíles de un tren, de un camello de madera lúgubre y velocísimo, van a cambiar unos modos de vida perpetuados durante siglos. Y, sin embargo, pese al peso histórico, Lobo no deja en ningún momento de ser una película de aventuras, de las de acoso y derribo, de supervivencia, armada de unas secuencias de acción secas y directas, que la llevaron al premio Bafta al mejor director novel, y a una candidatura al Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

Más información