Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El renacer de Ibermúsica

El ciclo sinfónico ha conseguido sobrevivir a una de sus peores crisis y presenta su nueva temporada que inaugura la Filarmónica de Viena y que cuenta con figuras de la talla de Daniel Barenboim

Programa Ibermúsica
El promotor de Ibermúsica, Alfonso Aijón, en el Auditorio Nacional de Madrid, en febrero de 2015.

Tres veces ha sorteado la muerte Alfonso Aijón. La última fue por el ciclo sinfónico Ibermúsica, que él mismo fundó hace 47 años. Aijón sentía que su creación se moría (también por tercera ocasión: las dos anteriores tuvo que hipotecar su casa para conseguir reanimarlo) ante una bajada feroz del número de abonados y a las puertas de cumplir el medio siglo. Era principios de 2015 y para salvar a la criatura solicitó ayuda a la UE. Pero esta no llegaba. El promotor, de 85 años, tuvo que aplazar su imperdonable viaje anual al Himalaya en espera de la respuesta europea. Y la tardanza le salvó la vida. Su expedición iba a ser en abril pero, por primera vez en 50 años la anuló, porque el monzón se le echaba encima. Ese mismo mes sacudió Nepal un terremoto que se saldó con más de 8.000 muertos. La respuesta europea llegó entonces: fue negativa. “Siempre he pensado que el proyecto es muy europeísta, porque con nuestra labor promocionamos la cultura europea, pero se ve que ellos no lo consideraron así”, explica. Pero esto no consiguió acabar con uno de los mejores ciclos sinfónicos internacionales, que renace ahora gracias a la incorporación del gestor barcelonés y director artístico de la Orquesta de Cadaqués, Llorenç Caballero, como director adjunto.

La temporada 2016-2017, cuyo programa se presentará mañana viernes, mantiene viva la esencia del ciclo: contar con la participación de las mejores orquestas internacionales. El encuentro, que cuenta con 24 actuaciones (12 enmarcadas en la serie Arriaga y otra docena en la Barbieri) lo inaugurará el 24 de junio la Filarmónica de Viena, un conjunto que se ha presentado 14 veces en España gracias a Ibermúsica. Y su cierre, el 16 de mayo de 2017, correrá a cargo de la Staatskapelle de Dresde. El ciclo cuenta también con grandes figuras internacionales como el director de orquesta Christian Thielemann, la soprano René Fleming (que celebra el vigésimo aniversario de su debut en España), la pianista Yuja Wang o el director y pianista Daniel Barenboim (cuya actuación será la número 128 dentro del ciclo). A este último, amigo de Aijón, parafrasea el promotor para hablar de su ciclo. “Me dijo: ’Has convertido lo extraordinario en normal y eso te pasará factura”.

El director no se equivocó, pero Aijón, tal y como él mismo reconoce con pasmosa humildad, siempre cae de pie. Ha salvado por tercera vez el ciclo y lo ha hecho sin recurrir a ayudas públicas. “Nunca he pedido una subvención porque si la pides, pierdes la libertad, y prefiero morir con las botas puestas. También en parte por coherencia, porque creo que el dinero público debe destinarse a la educación, a los conservatorios, no para el lujo musical”.

Será un auténtico privilegio poder ver en España a tres de las mejores orquestas de Londres (Philharmonia Orchestra, London Symphony Orchestra y la London Philharmonic Orchestra), uno de los puntos fuertes del programa de Ibermúsica. El ciclo apuesta también por figuras nacionales como el pianista Javier Perianes, que inaugura el ciclo con su debut con la Filarmónica de Viena, la participación de la Orquesta de Cadaqués, el violonchelista Adolfo Gutiérrez, el director Gustavo Gimeno o el Coro de la ORCAM (Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid), dentro del compromiso del proyecto con los músicos emergentes.

La música barroca, que está cogiendo fuerza en los últimos años con el resurgimiento de voces como la del contratenor, también tendrá cabida en el ciclo, de la mano del conjunto Les Musiciens du Louvre. “Hace tiempo que no hacemos este repertorio y eso que nosotros fuimos de los primeros en apostar por su interpretación con instrumentos originales, algo que ahora está tan de moda”, asegura. Otras de las novedades son el ciclo Bcn Clàssics, que se inicia en octubre, y que incluirá seis conciertos en el Palau de la Música Catalana de Barcelona y los abonos de seis conciertos desde 195 euros. Además, ya están esbozadas las pinceladas de la temporada 2017-1018 con Simon Rattle al frente de la Filarmónica de Berlín y la Royal Concertgebouw Orchestra con Daniele Gatti.

El ciclo renace con buena salud. ¿El secreto de este mecenas de la música clásica? “Ser amigo de todos los grandes y tratar siempre bien a las orquestas”.

Más información