Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terry Jones, un maestro del humor absurdo

El Monty Python, gravemente enfermo, estrena su nueva comedia como director: ‘Absolutamente todo’

En el pasado festival de Sitges el galés Terry Jones (Colwyn Bay, 1942) recibió el premio Máquina del tiempo. Justo homenaje a uno de los grandes cómicos del siglo XX, gracias a su participación en los enormes Monty Python, sexteto —convertido en quinteto tras la muerte de Graham Chapman en 1989— que elevó hasta la excelencia el humor absurdo. A Jones le tocaron dos roles en el grupo: el de la dirección de la cámara y encarnar a los personajes femeninos, gracias a su voz chillona. Por desgracia, esa voz ha desaparecido por culpa de una enfermedad, un mal que ya se observaba en Sitges, donde restringió al mínimo su actividad, y que ahora le obliga a realizar las entrevistas por correo electrónico.

Al menos, Jones espera seguir creando. Tras dirigir Los caballeros de la mesa cuadrada, junto a Terry Gilliam, y en solitario La vida de Brian, El sentido de la vida, Servicios muy personales, Erik el Vikingo y Viento en los sauces, después de superar un cáncer de colon en 2006 y volver a ser padre en septiembre de 2009 y a casarse, el cómico ha logrado producir, dirigir y estrenar Absolutamente todo, que en España ha llegado a la vez a salas, DVD y plataformas digitales. “Hace mucho mucho tiempo pensé en un guion cercano a El hombre que podía hacer milagros, el relato de H. G. Wells. Pero entonces [era 2003] se estrenó Como Dios, y sentí que se parecía demasiado a mi idea. Tiempo después el productor Mike Medavoy me llamó para ver qué estaba haciendo y volví a aquel concepto”, escribe Jones por email. “Financieramente ha sido muy complicado… En cambio ha sido más rápido mi nuevo trabajo, el documental Boom Bust Boom, sobre la crisis financiera, con marionetas, dibujos animados y canciones”.

Protagonizada por Simon Pegg, la comedia arranca cuando un consejo alienígena —al que han puesto voz los cinco Monty Python supervivientes— decide dar a un humano cualquiera la capacidad del poder absoluto. Durante los 10 días que este profesor hastiado de su profesión posea esa habilidad, los extraterrestres vigilarán su comportamiento. Y al final si la ha usado para el bien, salvarán el planeta. Si no, destruirán la vida. ¿Cómo describiría a sus míticos compañeros? “Lo siento, no puedo usar palabras para ello, solo servirían sonidos guturales”. Otro de los participantes en Absolutamente todo es el fallecido Robin Williams, que dobla al perro del protagonista. “Primero le filmamos vía Skype, pero había un retraso de 10 segundos. Mi hijo Bill, coproductor del filme, y yo volamos a San Francisco, porque Robin no había quedado satisfecho. Le grabamos de nuevo, y justo recién llegados a Londres me llamó al móvil y me dijo: ‘¡Tengo una idea! Dennis [el perro] será como un chico de 16 años!’. Así que por tercera vez le filmamos, otra vez por Skype”.

Terry Jones se define como un “hombre con suerte”. “No creo que mi protagonista, a pesar de su poder, tenga tanta suerte como la mía”. Empezó en el colegio haciendo “el coro de los pollos”. “Sí, delante de los jefes de estudio cacareábamos como pollos”. Desde entonces ha dirigido documentales, escrito libros… De su trabajo con los Monty Python destaca varios momentos: “Disfruté dirigiendo El sentido de la vida y La vida de Brian. El sentido de la vida era un musical, que me encantan, con canciones como Todo el esperma es sagrado o La canción de la galaxia”. Jones espera seguir trabajado, volcado en el humor, empeñado en crear risas de la única manera que sabe hacer: “Tienes que ver el gag. Yo me concentro en realidad en los gags”. Y así nace la magia.

Más información