Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | EL NIÑO Y EL MUNDO

El juego de la caja

Abreu ha compuesto una obra sensacional en su elaborada sencillez, que le ha abierto las puertas del Oscar de la categoría

Fotograma de 'El niño y el mundo'.
Fotograma de 'El niño y el mundo'.

En un extraordinario episodio de Bob Esponja, Bob y Patricio se compran una tele sólo para poder jugar con la caja. Calamardo, estupefacto y relamido, se lleva la tele a casa convencido de la imbecilidad de sus amigos, pero, corroído por la envidia, apenas puede disfrutar de su lujo a causa los maravillosos sonidos que desprenden los juegos de Bob y Patricio, metidos durante horas en la caja imaginando mundos de aventura y pasión.

EL NIÑO Y EL MUNDO

Dirección: Alê Abreu.

Género: animación. Brasil, 2013.

Duración: 77 minutos.

El niño y el tiempo, película de animación brasileña dirigida por Alê Abreu, es a ciertos blockbuster de animación en tres dimensiones lo que meterse en una caja casi a oscuras a la televisión utilizada como entretenimiento instantáneo e idiota. Con coloreado infantil y diseños de trazo muy sencillo pero impactante en cada uno de sus esquemas narrativos y oníricos, la película utiliza la pantalla como terreno de expansión, como inmenso papel que nunca se acaba, a través del cual el niño protagonista atraviesa mundos en busca de su padre, buena parte de ellos con la criatura ocupando un reducido espacio del encuadre, y el resto con la página, o la pantalla, en blanco. Como siempre en los juegos de los críos, todo se mezcla, los personajes de western con el folclorismo musical, las odiseas marinas con la guerra, y añadiendo además un ligero toque social y político sin necesidad del trazo grueso moral. Así, Abreu ha compuesto una obra sensacional en su elaborada sencillez, que le ha abierto las puertas del Oscar de la categoría, por el que competirá en unos días. El niño y el mundo, hora y cuarto de sabia creatividad animada, sólo con música y sin texto, o el juego de la caja de Patricio y Bob Esponja.