Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Star Wars’: la historia hasta ahora (II)

Un resumen de la segunda trilogía de 'La guerra de las galaxias'

Un fotograma de 'Una nueva esperanza'. Ampliar foto
Un fotograma de 'Una nueva esperanza'.

Lee aquí el resumen de la primera trilogía, los episodios I, II y III.

Episodio IV. Una nueva esperanza.

Han pasado casi 20 años. El Imperio de Sidious ha eliminado cualquier oposición, pero la llamada Alianza Rebelde sigue luchando y roba los planes de la Estrella de la Muerte. La princesa rebelde Leia es capturada por Darth Vader, pero antes logra fiar los documentos a dos androides, C3PO y R2D2, junto con un mensaje para Obi-Wan Kenobi, y los envía a Tatooine. Los androides son adquiridos por Owen Lars y llegan así a su sobrino, Luke Skywalker. Este descubre el mensaje y acaba encontrando a Kenobi, que le cuenta su pasado: es un jedi y combatió junto con su padre, que fue eliminado por Darth Vader. Kenobi ofrece a Luke adiestrarle al uso de la Fuerza. Al volver a casa, Skywalker descubre que el Imperio, en busca de los robots, ha asesinado a Owen y su mujer, así que se une a Kenobi. Perseguidos por las tropas imperiales, ambos huyen a bordo del Halcón Milenario, pilotado por el contrabandista Han Solo y el peludo wookie Chewbacca.

Mientras, Vader tortura Leia y, con la Estrella de la Muerte, destruye su planeta natal, Alderaan. De ahí que el Halcón Milenario no lo encuentre cuando aparece por la zona. La nave espacial es a su vez capturada por la Estrella de la Muerte. La tripulación se separa: Luke, Han y Chewbacca se infiltran en la base y rescatan a Leia. Kenobi desactiva el sistema de tracción para que el Halcón pueda huir. Vader se planta sin embargo en su camino, y ambos afrontan un nuevo duelo. Cuando Kenobi ve que sus compañeros están a salvo, se deja matar.

El Halcón huye hasta la base rebelde con dos noticias. La buena: los planes robados muestran un punto vulnerable de la Estrella de la Muerte. La mala: el Imperio los ha rastreado, así que ahora se prepara para destruir la base rebelde. Antes, Luke lidera un asalto de naves espaciales contra la Estrella de la Muerte. Han, en cambio, se marcha: dice que no es su batalla. Pero cuando Luke es perseguido por la nave de Vader, en el momento decisivo, Solo regresa con el Halcón y le despeja el camino al joven. Con un disparo certero, Luke acaba con la Estrella de la Muerte.

Episodio V. El Imperio contraataca

Pese a la destrucción de su base, el Imperio sigue dominando el universo. Los rebeldes se organizan en un nuevo refugio secreto en el planeta Hoth. Y Vader busca por todos lados al joven Luke, del que percibió enormes poderes. En Hoth, Luke tiene una visión de Kenobi que le anima a viajar al planeta Dagobah, para que Yoda termine su adiestramiento. Un robot imperial por fin da con Hoth y Vader lanza un asalto a la base. Los rebeldes son derrotados: se salvan unas pocas naves; Luke huye a Dagobah; el Halcón, con Han, Leia, Chewbacca y los androides, logra dirigirse al planeta Bespin. El cazarrecompensas Boba Fett los persigue.

Sidious pide a Vader asesinar a Luke, pero este plantea una alternativa: que el joven se una al Imperio; si no, lo matará. Mientras, Skywalker encuentra a Yoda, que se opone a entrenarle aunque finalmente acepta. Luke aprende las vías de la Fuerza, el peligro del lado oscuro, y tiene una visión: Han y Leia están sufriendo en Bespin. En efecto, tras ser recibidos por Lando Carlissian, amigo de Han, descubren su traición: Carlissian ha hecho un pacto con Vader. El sith congela a Solo y lo envía al monstruoso Jabba el Hutt, para saldar una antigua deuda. Lando, eso sí, se arrepiente y ayuda a Leia, Chewbacca y los androides a huir con el Halcón. Antes, a la princesa le ha dado tiempo a desvelar a Han sus sentimientos hacia él.

Luke acude al rescate de sus amigos y afronta Vader en un duelo. El sith gana, le corta una mano y le desvela la verdad: él no mató a su padre, sino que es su padre, y le ofrece gobernar juntos la galaxia. Luke se niega, se lanza al vacío y es salvado por el Halcón Milenario. Todos juntos prometen ir a buscar a Han.

Episodio VI. El retorno del Jedi

Han pasado seis meses. Y el Imperio está construyendo una nueva Estrella de la Muerte. Luke y compañía viajan a Tatooine para rescatar a Han. Se infiltran en el palacio de Jabba, liberan a Han, pero son capturados. Jabba establece que sean asesinados y Leia sea su esclava. Cuando están a punto de ser arrojados al cráter de una gigantesca criatura, consiguen escapar. En la batalla, mueren Boba Fett y Jabba.

Luke regresa a Dagobah para terminar su aprendizaje pero Yoda ya es demasiado anciano. Antes de morir, el maestro desvela a Luke que es realmente hijo de Vader, quien siguió el lado oscuro, y además Leia es su hermana. Una aparición de Kenobi le confirma todo: en su día, Vader fue el jedi Anakin Skywalker.

La Alianza Rebelde prepara un ataque a la nueva Estrella de la Muerte. Luke liderará un equipo que desactive los escudos de la base, en la luna de Endor. Pero el jedi decide que ha de enfrentarse a Vader y se entrega al Imperio. Antes relata a Leia sus orígenes comunes. Luke es llevado ante Vader y el emperador Palpatine, en la Estrella de la Muerte. Leia, Han y su grupo son capturados en Endor, pero los Ewok, tiernas criaturas autóctonas, los rescatan.

Empiezan tres batallas: en Endor, en los cielos frente a la Estrella de la Muerte y entre Luke y Vader. El sith desata la ira de su hijo al plantearle que quizás Leia sí acepte unirse al Imperio. Luke reduce a su padre y le corta una mano. Palpatine le anima a acabar con él, pero el jedi se niega. Entonces el Emperador le ataca. Cuando Luke está perdido, Vader mata al Emperador. En la batalla su máscara se ha dañado y no le queda mucho tiempo: como último deseo, Vader se quita el casco para que Luke pueda verle. Y así muere Anakin Skywalker.

Los rebeldes ganan también en Endor y destrozan la Estrella de la Muerte; Luke logra huir y llevarse el cuerpo de su padre. Han cree que Leia ama a Luke pero ella le cuenta la verdad y ambos se besan. En la fiesta en Endor, Luke quema los restos de su padre. Los espíritus de Yoda, Obi-Wan y el propio Anakin sonríen al joven. El Imperio ha sido derrotado.

Más información