Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía básica (e impertinente) del Corona Capital 2015

El festival, que se celebra este fin de semana, viene cargado de interesantes propuestas. Le proponemos un itinerario

Corona Capital 2015
Imagen del festival Corona Capital 2014. Página Oficial

Como cada año, el Corona Capital abre sus puertas en la Ciudad de México cargado de interesantes propuestas musicales y, como siempre, la coincidencia entre algunas de las más sugerentes originará intensas disputas grupales, debates a favor y en contra de una banda, un disco, una canción, un escenario. Desgranamos aquí la batalla y proponemos un itinerario desde la más absoluta impertinencia.

Sábado

El día favorito porque es sábado, porque nadie pensará en el domingo –y menos en el lunes­– y porque el respetable podrá gozar de la música de The Libertines, la banda de Pete Doherty y –en menor medida- Carl Barat, que visita México por primera vez y presenta además nuevo álbum, Anthems for doomed youth. La banda británica toca de 21.45 a 23.15, coincidiendo con Muse, asunto que no debería suponer mayores problemas para los acólitos de Matt Bellamy, ya que la ciudad se dio un atracón musera en días anteriores: tres conciertos la semana pasada. Aunque, claro, vista la tendencia de Doherty a la imprevisibilidad, la opción de Muse queda en un cercano segundo plano, junto a los chicos de Beirut, tercer plato fuerte del sábado, en coincidencia temporal con The Libertines.

Consejo visto en Facebook esta semana: “vamos a ver a The Libertines, que tenemos miedo de que se nos muera”. En fin.

La botana del sábado queda a cargo del prolífico Ryan Adams, que actúa de 21.00 a 22.00 en el escenario Corona. Imposible intuir el repertorio elegido por el de Jacksonville, que de 2010 a la fecha publica un disco al año, alguno de ellos doble. Adams coincide en parte con Run the Jewels, la super banda de hip hop encabezada por el MC Killer Mike; y Run the Jewels coincide a medias con Richard Aschroft, vocalista de The Verve, dueña de aquella entrañable melodía agridulce que cualquier hijo de vecino entona a silbidos de vez en cuando.

El premio a la joya de la tarde se lo lleva el escenario Corona Light, con la presencia de un clásico, The Psychedelic Furs. Los hermanos Butler y compañía llegan a México con la intención de recordar sus hits ochenteros, repletos de teclados y sintetizadores, de melodías redondas. Aunque, ojo, cuidado, la banda grabó canciones nuevas este año y usted, habitante coronita, podría sufrirlas en directo en detrimento de clásicos como The Ghost in You o Heaven, estandartes del videoclip bailado. (Por cierto que en el clip oficial de Heaven aparece Richard Butler cantando bajo una lluvia copiosa, asunto que invita a mencionar que los organizadores del evento movieron este año los conciertos de octubre a noviembre, con la intención de escapar de la temporada de lluvias, más imprevisible cada año que pasa –como Doherty–, y así evitar postales fascinantes de otros años, hordas de asistentes arrancando moquetas del piso y empleándolas como enormes paraguas colectivos).

Conviene no olvidar a primera hora de la tarde a Wild Nothing y luego, a las 19.10, a Father John Misty.

Domingo

El Corona Capital dedica la jornada dominical a la banca, nombres quizá no tan grandes -dejando a los Pixies al margen- pero mucha calidad electrónica y guitarrera. Las chicas de Sleater Kinney, The Charlatans, Spoon, Mew y Primal Scream, habituales de la escena indie, repasarán carreras y composiciones recientes. No hay favoritos aquí e incluso pocas coincidencias insalvables; aunque sí, algunas resultan imperdonables: The Charlatans y Mew, Sleater Kinney y Primal Scream; Spoon, en parte, con Mew y Sleater…

Pixies, de 21.25 a 22.55, son un valor seguro. Black Francis y Kim Deal tejen sus melodías con la inercia del viejo pastor de ovejas, muy alejados de la marejada rock que maneja Francis cuando toca sus temas en solitario. Ofrecerán, seguro, Where is my mind y otros tantos hits de antaño que invitarán al respetable a levantar la pantalla del teléfono –o la llama del encendedor– y ser felices durante intervalos de tres minutos y medio.

Los que sean alternativos de verdad y lleven la barba más larga y los lentes más modernos tienen en Ratatat una opción más que recomendable. La elegancia electrónica del dúo de Brooklyn, plasmada en álbumes imprescindibles como Classics, promete hermosas oportunidades para echarse unos bailoteos, un caso que, a priori, se parece al de Of Montreal y el Vive Latino del año pasado: llegaron de tapadillo y se marcaron uno de los mejores conciertos del festival, concretamente por la interpretación que hicieron de The past is a grotesque animal. Esperamos mucho de Gettysburg y Ratatat.

El fin de fiesta corre a cargo del DJ Calvin Harris, personaje de moda –además de modelo–, pareja de la country girl Taylor Swift, orgullo de Nashville, Tennesse, rico, famoso y buen músico. Harris llega a México como estrella indiscutible de la música disco.

Más información