Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ted Sarandos: “No creo que la mayoría de los que piratean sean deshonestos”

El director de contenidos de Netflix cree que la piratería viene "de la frustración"

Ted Sarandos, de Netflix
Ted Sarandos, jefe de contenidos de Netflix. REUTERS / Cordon Press

Cuando Netflix se lanzó a producir contenido propio dejó de ser una empresa de techies y abrió una oficina en Hollywood. Es la productora de Netflix en Beverly Hills, donde se deciden tanto las producciones propias como las adquisiciones. El ambiente no es muy distinto de una productora de cine más en el centro mundial del entretenimiento. En una pared hay un diagrama donde está explicado todo el final de Mad Men, como si alguien se lo hubiera estado estudiando. En la entrada, las estatuillas Emmy logradas por sus producciones. En una vitrina, como un objeto de museo, el borrador de Ley de Educación con el que Frank Underwood liquida a un enemigo en los primeros capítulos de House of Cards.

Al frente de la división de contenidos está Ted Sarandos. Durante una visita a la empresa el pasado mes de julio, Sarandos explicaba que Netflix decidió empezar en la producción porque, a largo plazo, necesitaría competir en algo más que en tecnología. “Somos la mejor tecnología, pero en algún momento se hará estándar”, decía. En algún momento habrá varios servicios como Netflix y la tecnología tocará techo. Por eso en 2012, la empresa que se había fundado como videoclub a domicilio y solo dos años antes había empezado el servicio de streaming, decidió invertir una cifra nunca revelada (más de 100 millones de euros) en crear House of Cards, estrenada en 2013 —su primera serie de producción propia fue Lilyhammer en 2012—. Es una consecuencia del convencimiento de esta empresa de que la televisión será una serie de apps. Eventualmente, todas esas apps serán parecidas. Lo importante será lo que haya detrás.

A la hora de diseñar la oferta para un país, una de las cosas en las que se fijan es en los servidores de pirateo, explica Sarandos. A Netflix le interesa saber qué es lo más pirateado en cada país. “La piratería, España es un muy buen ejemplo, viene sobre todo de la frustración. Lo que la gente quiere ver no está disponible, ni siquiera por un precio. Lo creo firmemente. No creo que la gente que lo hace sea deshonesta en su mayoría, lo que quieren es acceso a ver lo que todo el resto del mundo está viendo”. Sarandos pone ejemplos de países nórdicos donde tienen que esperar dos años para ver The Walking Dead. “¿Cómo crees que lo ven? Internet ha acostumbrado a la gente a tener el mundo en la punta de sus dedos, y si le das alternativas a la gente escogerán la alternativa honesta, estoy convencido de ello”.

Estudiando la frustración de la gente toman decisiones sobre el contenido. Por ejemplo, se dieron cuenta de que la serie Fargo no había sido distribuida aún en Francia y Alemania y compraron los derechos para salir allí con esa serie, una de las más aclamadas del año pasado. En España, su oferta no incluirá series de éxito que, como House of Cards u Orange Is the New Black, ya dan en exclusiva otros operadores de pago.

Más información