Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia pide 23 años de prisión para el cineasta acusado de terrorismo

Oleg Sentsov se niega a pedir clemencia al tribunal del país "ocupante" de Crimea

El director de cine Oleg Sentsov, el pasado 21 de julio durante una sesión de su juicio.
El director de cine Oleg Sentsov, el pasado 21 de julio durante una sesión de su juicio. Reuters

El director de cine ucraniano Oleg Sentsov, que fue encarcelado en Crimea en mayo de 2014, pronunció el miércoles su alegato final ante el tribunal que lo juzga en la ciudad rusa de Rostóv del Don, donde el fiscal le pide 23 años de cárcel por terrorismo. En un breve alegato político, Sentsov se negó a pedir clemencia al tribunal del país "ocupante" de Crimea, afirmó que los soldados rusos están en Donbás y que en la cárcel donde está internado ha tratado con combatientes rusos que han luchado en Ucrania y que participaron en la "toma ilegal de Crimea".

El cineasta dijo que también Ucrania había tenido un "régimen criminal" y que no quería que Rusia fuera dirigida por "delincuentes". Afirmó que la "propaganda" rusa "funciona estupendamente" y la gente se cree lo que oye por televisión, pero, dirigiéndose al tercio de la población que "entiende lo que pasa" y los "horribles crímenes que cometen sus dirigentes", les deseó que "aprendan a no tener miedo". "La cobardía es el peor pecado del mundo", dijo el cineasta, cuya sentencia es esperada para el 25 de agosto.

La fiscalía rusa solicitó además otros 12 años de cárcel para su supuesto compañero Alexandr Kolchenko, un activista anarquista y antifascista autoproclamado. "La acusación considera que durante el juicio quedó establecido y demostrado que Sentsov y Alexandr Kolchenko participaron en la preparación de actos terroristas", destacó el fiscal.

Los dos acusados, de nacionalidad ucrania, fueron juzgados por atentar con botellas con líquido inflamable contra las oficinas de Rusia Unida y la Sociedad Rusa de Crimea. Además, se les acusa de intentar hacer explotar una estatua de Lenin en Simferópol y el monumento a los caídos en la Segunda Guerra Mundial en Sebastopol.

El cineasta, que se opone a la política de Putin, participó de forma activa en las manifestaciones del Euromaidán, que en febrero de 2014 ocasionaron la destitución del entonces presidente ucranio, el prorruso Víctor Yanukóvich.