Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Jaime Ballesteros, principal lugarteniente de Santiago Carrillo

Fue uno de los cuadros más importantes del PCE en la clandestinidad, aunque se distanció del partido durante la Transición

Jaime Ballesteros, dirigente del PCE.
Jaime Ballesteros, dirigente del PCE.

Jaime Ballesteros, quien fuera uno de los principales cuadros dirigentes del Partido Comunista de España durante la clandestinidad, la Transición y la legalización de la principal organización comunista, ha fallecido el pasado jueves en Madrid. Tenía 83 años. Sufría la enfermedad de Alzheimer. Era considerado como principal lugarteniente de Santiago Carrillo hasta su distanciamiento mutuo en 1982.

Estudiante universitario de la Complutense madrileña, al concluir sus estudios Jaime Ballesteros fue detenido, torturado y posteriormente encarcelado. Cuando sus compañeros de militancia le preguntaban cómo había aguantado las torturas, él respondía: “Yo me limitaba a contar los golpes; cuando llegaban a ochenta, me desmayaba; me echaban un cubo de agua, me despertaba y se reanudaban los golpes, que yo volvía a contar”. Poco después de su salida de prisión, donde permaneció cumpliendo condena de dos años, viajó clandestinamente a Francia. Allí se entrevistó con Santiago Carrillo, ya secretario general del PCE.

En París nació una estrecha relación política que convertiría a Ballesteros en la mano derecha de Carrillo en el interior de España, donde Jaime, que había participado y trabajado en la editorial Ciencia Nueva, con el librero Alberto Méndez y el diseñador Alberto Corazón, se integraría paulatinamente en el Comité Central, en el Comité Ejecutivo y en el Secretariado, formado a la sazón por siete miembros. Compartió militancia con el dirigente comunista Julián Grimau, detenido, torturado, fusilado con 27 disparos y rematado con dos tiros de gracia en un campo de tiro de Carabanchel el 20 de abril de 1963.

Junto con el novelista Armando López Salinas y los líderes Simón Sánchez Montero y Francisco Romero Marín, alias Tanque, Ballesteros, con el sobrenombre de guerra de “Alejandro”, integraría el núcleo dirigente del PCE en el interior a lo largo de las últimas décadas del franquismo. A él atribuye su compañero Víctor Díaz Cardiel, responsable del PCE en Madrid durante la clandestinidad y luego responsable estatal de Organización, el haber integrado en la organización comunista a militantes como el futuro escritor y periodista Gregorio Morán, el economista Alfredo Tejero y Pilar Brabo, que desempeñarían importantes cometidos en la lucha clandestina. Sus vínculos con el líder estudiantil comunista Enrique Curiel y los hermanos Ricardo y Leopoldo Lovelace fueron asimismo muy estrechos.

Circunspecto, reflexivo y “tremendamente serio”, lo define Díaz Cardiel. Era asimismo un “escuchante nato”, según el periodista Rodrigo Vázquez Prada, que recuerda su “semblante imperturbable”. Para el periodista y entonces dirigente estudiantil de la facultad de Derecho, Fernando López Agudín, “Jaime era un hombre decente, culto, buen conocedor del marxismo y muy pragmático, quizás en exceso”. En las reuniones organizativas se mostraba siempre atento, sosegado y prudente, centrado en asuntos prácticos y con una acentuada diligencia en aplicar las decisiones orgánicas adoptadas, siempre en sintonía con Santiago Carrillo.

Como ha contado José Mario Armero, director de Europa Press, quien fuera mediador entre el presidente Suárez y el secretario general del PCE durante jornadas clave de la Transición, Jaime Ballesteros fue el intermediario entre él y Carrillo en la reunión comunista celebrada en la calle del Capitán Haya donde la organización comunista, por sugerencia de Suárez, adoptó la bandera rojo y gualda, así como la tácita aceptación de la monarquía, tras alertar Armero de una intervención militar cruenta si no se daban gestos como aquellos, de gran alcance ideo-político por sus implicaciones a propósito de la causa republicana. Ballesteros fue detenido en diciembre de 1976 junto con Santiago Carrillo, cinco meses antes de la legalización del PCE.

Sus nexos con Carrillo se rompieron cuando en 1982, Ballesteros, alejándose de él y de Gerardo Iglesias, entonces líder del PCE, decidió integrarse en el Partido Comunista de los Pueblos de España, bajo la dirección de Ignacio Gallego. Ballesteros había desempeñado responsabilidades en el área internacional del PCE. Aquella escisión obedeció, entre otras razones, a la radicalización ideológica, en clave afín a los planteamientos internacionales de la Unión Soviética, experimentada dentro de la organización comunista tras el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981; no obstante, los orígenes de aquella escisión se encontraban ya en un viaje emprendido en 1977 a Estados Unidos por Santiago Carrillo en el cual denostó el marxismo-leninismo de inspiración soviética, invocando un nuevo tipo de comunismo homologable a ojos de Washington. Aquel posicionamiento resultaba muy duro de admitir para la cultura de gran parte de la dirección comunista de la que Ballesteros participaba.

En la última fase de su vida, Ballesteros regentaría una empresa dedicada a la edición de textos relacionados con Cuba y Palestina. Estaba casado con Orlanda, profesora de Griego en un instituto del barrio madrileño de San Blas. Tenía dos hijas.