Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | EL SEÑOR MANGLEHORN

El cerrajero melancólico

Gordon Green muda la violencia de su anterior cinta por una acusada melancolía

Fotorgama de 'El señor Manglehorn'.
Fotorgama de 'El señor Manglehorn'.

Director en cuya filmografía conviven un doctor Jekyll que prolonga la poética más pura de la herencia indie con un Mr. Hyde de ocasional brillo en la nueva comedia americana de la generación Apatow, David Gordon Green destaca en una tercera faceta: la de retratista de habitantes crepusculares de una cierta derrota americana. El cineasta le dio una oportunidad de oro a Nicolas Cage, que el actor aprovechó a fondo, en Joe (2013), película en la que daba vida al padre simbólico de un joven crecido en un entorno familiar regido por la violencia.

EL SEÑOR MANGLEHORN

Dirección: David Gordon Green.

Intérpretes: Al Pacino, Holly Hunter, Chris Messina, Harmony Korine, Natalie Wilemon, Skylar Gasper, Edrick Browne, Larah Sha, Elizabeth Lestina.

Género: drama.

Estados Unidos, 2014.

Duración: 97 minutos.

En El señor Manglehorn, trabajo que muda la violencia ambiental de Joe por una acusada melancolía, es Al Pacino quien recibe un papel para ponerse las botas: un viejo cerrajero que lleva largo tiempo herido de amor y que, quizá, en pleno tiempo de descuento, acabe encontrando un motivo para matizar su autodefensiva misantropía.

El actor parece plenamente consciente de que le basta con habitar en esta película, sin forzar el gesto, para hacer algo memorable: a su alrededor, los personajes que encarnan Harmony Korine, Chris Messina y, sobre todo, una frágil y conmovedora Holly Hunter componen un universo humano donde triunfo y fracaso se confunden.

Más información