Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ART BASEL

La feria 'pobre' de Art Basel ofrece obras por 700 euros

El actor Leonardo Dicaprio se detiene en los 'giacometti', 'picasso' y 'murakami'

Performance deFlorentina Holzinger Vincent Riebeek, Nils Amadeus Lange, Annina Machaz y Manuel Scheiwiller, en Art Liste de Basilea
Performance deFlorentina Holzinger/ Vincent Riebeek, Nils Amadeus Lange, Annina Machaz y Manuel Scheiwiller, en Art Liste de Basilea

Lejos de la enorme fuerza de gravedad que ejerce Art Basel gravita Liste, una feria que este año celebra dos décadas y que reúne la propuesta más joven y muchas veces más interesante que ofrece estos días de vino, dinero y rosas la ciudad Suiza. Son 79 galerías, de 30 países, en principio jóvenes, que aportan el trabajo de creadores menos conocidos y que ofrecen un mayor riesgo frente a la siempre conservadora Art Basel. Para algunos, muy pocos, Liste será la Vía Apia que lleve a entrar a la feria grande mientras que para otros es, sencillamente, su feria.

Ayer, mientras Leonardo DiCaprio le echaba el ojo a Giacometti, Picasso, George Condo y Takashi Murakami, y los galeristas ya avanzaban lo que promete ser una edición espectacular en ventas, en Liste otros coleccionistas encontraban en sus estands una forma distinta de entender el arte ajeno a las fortísimas leyes de la atracción del dinero, las subastas y los compradores de arte que viajan en jet privado. Piezas entre 1.000 y 20.000 dólares (el billete verde continúa siendo la moneda del arte). O sea, entre 700 y 17.500 euros. Unos dineros más, por escribirlo así, terrenales.

En la galería berlinesa Supportico Lopez, la joven artista canadiense de 26 años Athena Papadopoulos muestra una pintura que sangra. Roja, rosa, bermellón. Son los colores que utiliza para contar su sexualidad, sus difíciles relaciones familiares. Lo hace utilizando elementos tan poco pictóricos como el Pepto Bismol, un popular antidiarreico denso y rosado que ejerce un curioso efecto en la tela. Es una buena idea dedicarle tiempo a sus papeles y sus lienzos. En el mismo espacio, el trabajo del inglés Charlie Billingham también reclama la atención. Interesante su relectura irónica y mordaz, a través de los grabados de James Gillray y George Cruikshank, del Periodo Regencia (1811-1820) en el Reino Unido.

Cambiando de país nos trasladamos a Francia. Parada en la galería parisina Balice Hertling. Con solo 29 años Eloise Hawser, una creadora británica, se sirve, entre otras técnicas, de la impresora 3-D para buscar una mirada distinta a lo cotidiano. Utiliza materiales que generalmente se emplean en procesos industriales para crear esculturas. Una manera de contar cómo los objetos, incluso los más cercanos, tienen esa posibilidad de transformación.

Otro artista en el que hay que fijarse es en el galo Benoît Maire. Sus piezas en la galería berlinesa Croy Nielsen se mueven con precisión de relojero entre el orden y el caos. Porque sus obras nunca son lo que parecen. En ellas lo marginal y lo mundano tienen una fuerte presencia. Lleva tiempo sonando en el circuito artístico con su trabajo al alimón con otros creadores e incluso con personajes inventados. Utiliza lo teórico como un arma de destrucción masiva de ideas preconcebidas.

Fin del viaje. Entre las 79 galerías encontramos solo dos españolas. Una muestra más de la escasa presencia del arte de nuestro país en Basilea. MaisterraValbuena muestra las esculturas livianas y delicadas del estadounidense B. Wurtz. A su lado, las pinturas, que casi parecieran desvanecerse, del inglés Dan Shaw-Town. Mientras Nogueras Blanchard trae a la feria a Francesco Arena y Michiel Ceulers. Buenos estands a la búsqueda de buenos coleccionistas.

 

 

 

 

Más información