Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiesta en la arena con griegos y romanos

Grandes nombres de la interpretación toman el pulso del teatro clásico en Mérida

El fabuloso espacio teatral en Mérida, con capacidad para 3.000 espectadores. Ampliar foto
El fabuloso espacio teatral en Mérida, con capacidad para 3.000 espectadores.

Llega el verano y las noches de Mérida vuelven su mirada a la antigua Atenas, a aquellas fiestas colectivas de ciudadanos en busca de mitos, héroes, tragedias y también comedias. Con la luna siempre vigilante, la arena del teatro romano de Mérida, esa joya del patrimonio español, se convertirá en el ágora veraniega que defendía Aristóteles. Grandes nombres de la interpretación y sólidos dramaturgos se han unido para poner en pie propuestas muy diversas dirigidas a un gran público, y en las que la voz de las mujeres estará bien presente en la escena de esta 61ª edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Una cita, ya imprescindible en el calendario cultural del verano, que comienza el 1 de julio y se alarga hasta el 27 de agosto.

No es fácil programar para un teatro de 3.000 localidades, un monumental escenario de 50 metros de embocadura. Además del reto escénico para programadores, actores, escenógrafos o iluminadores, no puede uno dejar de pensar en un público masivo que reclama, sin embargo, obras de envergadura. Bien lo sabe su director, Jesús Cimarro, que en esta edición cumple su cuarto año al frente del certamen extremeño. “No podemos olvidar nunca que estamos trabajando en un teatro de 3.000 localidades. Tú puedes llevar la mejor propuesta del mundo y si solo interesa a 500 personas, ya es un fracaso. Barajar proyectos para 3.000 personas no es fácil. La gente quiere ver textos importantes acompañados de repartos imponentes. Una de las claves es la diversidad. Hay que combinar títulos y figuras en un abanico amplio de propuestas del que se pueda elegir”, indica Cimarro. El público ha ido en claro aumento desde que éste se hizo cargo del certamen público con gestión privada que en esta 61ª edición cuenta con un presupuesto de 2.600.000 euros, de los que la Administración aporta 1.550.000 euros. De los 52.000 espectadores de 2012 se pasó a 64.000 el año siguiente y a 123.000 en 2014. “En plena crisis, con el IVA al 21% y sin tocar los precios”, señala orgulloso Cimarro.

Nueve grandes espectáculos en el teatro romano serán la apuesta reina de este certamen que vuelve a extender su magia a otros dos escenarios de Badajoz también romanos como el de Medellín (800 localidades) y el de Regina (casi 1.000). Otras actividades lúdicas y artísticas acompañarán la programación teatral con pasacalles, exposiciones, obras musicales, de danza e infantiles.

Hace este verano 2.000 años de la inauguración del grandioso escenario romano. Será Ana Belén la encargada de abrir el 1 de julio esta edición con una Medea, que dirigirá José Carlos Plaza. La actriz completará así en Mérida una trilogía de grandes mujeres trágicas como Electra o Fedra. La dramaturgia de Medea, a partir de los textos de Eurípides, Séneca y Apolonia Rodas, es obra de Vicente Molina Foix. Ana Belén, que estará acompañada de Adolfo Fernández, Consuelo Trujillo, Luis Rallo y otros, se enfrenta al mito de esa mujer, hija de reyes y descendiente del dios Sol, que se ve abandonada y repudiada por su marido Jasón, y acomete el más aterrador de los asesinatos, el de sus propios hijos. “Medea es traicionada”, explica José Carlos Plaza. “A partir de ese momento, transgrede la norma del orden masculino y actúa realizándose como ser, corta la estirpe del hombre y amputa su esencia de madre”.

Dolor y venganza

No será la única Medea que se podrá ver en Mérida. Aitana Sánchez-Gijón llevará la Medea que se ha estrenado esta primavera dentro del proyecto Teatro de la Ciudad en La Abadía de Madrid. Es una Medea desgarrada y poderosa, dolorida y vengativa, que dirige Andrés Lima en una versión sobre textos de Séneca, y en la que la actriz está acompañada en el escenario por el propio Lima, Laura Galán y Joana Gomila. Las tres tragedias griegas del Teatro de la Ciudad se podrán ver al completo en Mérida, tras su exitoso paso por Madrid. Así, además de Medea, está prevista la representación durante tres días de Antígona, dirigida por Miguel del Arco en una adaptación libre de la obra de Sófocles, y de Edipo rey, que dirige Alfredo Sanzol, también sobre textos de Sófocles. Manuela Paso y Carmen Machi protagonizan un altísimo duelo interpretativo en esta Antígona que pone sobre el escenario la lucha en torno al poder y las leyes injustas. En Edipo rey, papel interpretado por Juan Antonio Lumbreras, se pone en juego ese mito con pies de barro que descubre que ha matado a su padre y se ha acostado con su madre.

Ciudadano Sócrates

Si los festivales están al acecho de sorpresas y novedades, aquí está el primer Sócrates que se representará en Mérida. Mario Gas dirige el estreno de este espectáculo. Sócrates. Juicio y muerte de un ciudadano, que representa el juicio al que fue sometido el sabio ateniense “por despreciar a los dioses y corromper la moral de la juventud”. José María Pou será el Sócrates condenado a morir por ingesta de cicuta. Otro de los platos fuertes del certamen será el estreno como director en Mérida del actor Juan Echanove, que se pone al frente de La asamblea de mujeres, de Aristófanes, con un reparto liderado por Lolita, que también se estrena como actriz en el escenario romano, acompañada por María Galiana y Pastora Vega, entre otros.

Ángela Molina y Emilio Gutiérrez Cabeza encabezan la propuesta de Magüi Mira con César y Cleopatra, dos de los mayores hitos del poder y la seducción, de la erótica del poder y del poder de la erótica, en dramaturgia de Emilio Hernández. La programación oficial se cerrará con dos propuestas de dos compañías extremeñas, Hércules, con dirección de Ricard Reguant, y El cerco de Numancia, de Paco Carrillo.

Historias, mitos, tragedias, venganzas. Las ruinas y la luna de Mérida están ya preparadas para las noches milagrosas, para la embriaguez de la poesía y las palabras.

Ana Belén: 'Medea'

No es la primera vez que pisa este imponente escenario. En esta ocasión, la actriz se pone en la piel de Medea, la hija del dios Sol que, en venganza por la traición de su esposo Jasón, asesina a sus propios hijos. Medea, bajo la dirección de José Carlos Plaza, se podrá ver del 1 al 5 de julio.

Aitana Sánchez-Gijón: 'Medea'

Otra Medea, esta vez protagonizada por Aitana Sánchez-Gijón, en la adaptación y dirección de Andrés Lima. La intérprete llega a Mérida con el papel ya saboreado con éxito tras las representaciones en el Teatro de La Abadía de Madrid. Este montaje se representará el 15 de julio.

Carmen Machi: 'Creonte'

El poder no tiene sexo. Carmen Machi vuelve a romper moldes interpretativos poniéndose en el papel del rey de Tebas, Creonte, pero no como hombre sino como mujer, en Antígona, una versión escrita y dirigida por Miguel del Arco, que se podrá ver del 17 al 19 de julio.

Ángela Molina: 'César y Cleopatra'

En el limbo de la eternidad, César y Cleopatra se reencuentran en 2015 y van relatando a una pareja joven sus recuerdos de 2.000 años atrás. Ángela Molina, Emilio Gutiérrez Caba, Lucía Jiménez y Marcial Álvarez dirigidos por Magüi Mira, en un montaje que se verá del 22 al 26 de julio.

Lolita: 'La asamblea de las mujeres'

La cantante y actriz Lolita se estrena en Mérida con La asamblea de las mujeres, el montaje de Juan Echanove, que también se estrena como director en este certamen. Lolita cosechó excelentes críticas recientemente con el monólogo La plaza del diamante, en el Teatro Español.