Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mapa del ‘Territorio La Mancha’

Alfaguara y Random House presentan su cartografía panhispánica de las letras para facilitar la circulación y visibilidad de escritores publicados en ambos lados del Atlántico.

El mapa del ‘Territorio La Mancha’

Si, como decía el mexicano Carlos Fuentes, aquel que escribe en español lo hace para todo el ‘Territorio La Mancha’ y, según él mismo, es necesario pasar “del boom a boomerang”, ¿por qué el intercambio literario entre España y América Latina todavía no se ha consolidado? Quizá por falta de una hoja de ruta que guíe a los lectores en el maremágnum de las novedades librescas. Para evitar “que los autores viajen más que sus libros” (Ricardo Piglia dixit) y facilitar la circulación y visibilidad de escritores publicados en ambos lados del Atlántico, Alfaguara y Ramdom House han comenzado a vender en España un par de de novelas latinoamericanas al mes, en el marco de un “proyecto cultural” que han llamado “Mapa de las Lenguas.”

Los dos sellos literarios insignia del Penguin Random House Grupo Editorial, fusionados hace más de un año, poseen un catálogo envidiable de autores hispanoparlantes. En cada país en el que tienen presencia han logrado agrupar a noveles y consagrados. Pero hasta ahora el intercambio ha sido menor. No es fácil que los argentinos lean a los mexicanos o que los peruanos tengan acceso a los colombianos o chilenos. “Pero ya hay puentes tendidos y ahora, de lo que se trata, es de cruzarlos”, dijo esta mañana el mexicano Pablo Raphael, quien acompañó esta mañana a los editores Pilar Reyes y Claudio López en el desayuno de prensa donde presentaron la iniciativa.

Es la voluntad de querer pensar la literatura como una suerte de patria común hecha de voces propias, fundamentada en el carácter universal del idioma que compartimos.

“En la vasta extensión territorial que va desde el río Bravo hasta la Patagonia, los creadores reinventan y transforman el mapa cultural del español, enriqueciendo el patrimonio de todos sus hablantes. Este proyecto, Mapa de las Lenguas, surge de la voluntad de querer pensar la literatura como una suerte de patria común hecha de voces propias, fundamentada en el carácter universal del idioma que compartimos”. Ha escrito Pilar Reyes en el primer catálogo de esta nueva cartografía panhispánica de las letras.

Las sedes españolas de este par de editoriales son las primeras que han realizado su selección, la próxima contrición al “contenedor” se hará en Chile y se espera que las demás filiales no tarden en sumarse. “En España publicaremos 12 libros al año por sello. Haremos un tiraje de unos 500 ejemplares por título y contaremos con la complicidad de unas 150 librerías para ofrecerlos al público”, puntualizó Claudio López.

Pablo Raphael (Ciudad de México, 1970) con Clipperton; Inés Fernández Moreno (Buenos Aires, 1947) con el Cielo no existe; Laia Jufresa (Ciudad de México, 1983) con Umami; Brenda Lozano (Ciudad de México, 1981) con Cuaderno ideal; Lina Meruane (Santiago de Chile, 1970) con Volverse Palestina; Selva Almada (Entre Ríos, 1973) con Chicas muertas; y Gisela Leal (Monterrey, 1970) con El trágico y maravilloso arte de morir de amor, son de los primeros en aportar sus libros al “gran contenedor iberoamericano.” Luego vendrán Santiago Gamboa, Daniel Samper Pizano, Héctor Aguilar Camín, Hebe Uhart, Carmen Boullosa, Aurora Venturini y Griselda Gambaro.

“En España publicamos mucha literatura latinoamericana pero no interesa nada. A algunos autores de allí les digo que se olviden de España, porque es un páramo, y que intenten primero triunfar en los países de al lado”, ha contado el director editorial de Random House. Pilar Reyes, en cambio, se mostró “menos drástica” y aclaró que publicar a todos los autores latinoamericanos del Grupo Editorial en España sería inasumible. “Este proyecto intenta abrir un espacio de comercialización que, de otra manera, sería más difícil que entrasen, porque muchas veces son invisibles”, dijo. Asumió que “el éxito del boom de los años 60 y 70 es irrepetible pero, quién sabe, no es imposible alguna sorpresa en el futuro. Ojalá pase lo que ha ocurrido con el cine y la música latina.”