El imperio del cine mexicano

‘Chronic’, de Michel Franco, en el concurso oficial, y ‘Las elegidas’, de David Pablos, en Una cierta mirada, muestran el buen momento de esa cinematografía

El director mexicano Michel Franco y, a la izquierda, el actor Tim Roth, en Cannes.
El director mexicano Michel Franco y, a la izquierda, el actor Tim Roth, en Cannes.LOIC VENANCE (afp)

En Cannes, al cine mexicano lo reciben con los brazos abiertos. Y esa industria sabe cómo contar las historias que pueden interesar a los comités de selección y a los jurados. En 2013 el premio al mejor director de la sección Oficial fue para Heli, de Amat Escalante. El año anterior Michel Franco ganó con Después de Lucía la sección Una cierta mirada. En aquella edición el mejor director de la sección a competición fue Carlos Reygadas con Post Tenebras Lux. Hay, por tanto, cariño mutuo.

Este año, desaparecidas España y Argentina de las dos grandes secciones, donde entra el cine colombiano, los mexicanos sin embargo presentan sendas apuestas: en la oficial hoy se ha presentado Chronic, con la que Franco rueda ya en Estados Unidos con actores como Tim Roth. Su retrato de un enfermero especializado en cuidados a terminales en sus propias casas no ha acabado de apasionar. “Quería hacer un retrato de lo complicados que son esos momentos en nuestra vida”, contaba esta mañana el realizador mexicano, que los sufrió en su familia cuando su abuelo cayó enfermo en 2010 y se estuvo varios meses en cama antes de morir. “Intento evitar pensar en la muerte. Pero está ahí y en algún momento tendremos que enfrentarno a ella. De mejor o peor forma. Lo que sí sé es que el cine es el mejor arte para profundizar en el tema”.

Después de que Franco triunfara en Cannes con Después de Lucía, comenzó a escribir Chronic. Pensaba en una mujer como enfermera, pero lo cambió para que lo interpretara Tim Roth, presidente del jurado que le dio el galardón. “Para mí es importante no tomarte demasiado en serio. No olvidar que esto es un juego, un entretenimiento aunque trate de temas serios”.

El otro director mexicano, David Pablos, también se sumerge en un tema serio y complejo: el tráfico de niñas. En Las elegidas, con el trasfondo de una ciudad como Tijuana, Pablos habla de ese comercio de esclavas sexuales, aunque a través de una historia de amor, del intento de rescatar a una de ellas, más niñas que adolescentes. “Empecé basándome en un relato de Jorge Volpi, pero él tenía que viajar y finalmente la llevé a mi terreno”. Producido por Canana Films, la potente compañía de Pablo Cruz, Gael García Bernal y Diego Luna, el cineasta insiste en la importancia de no caer en un manido cine social: “No me gusta la etiqueta, no me gusta el mensaje. Esta es una obra cinematográfica. Lo importante es contar una historia, después los personajes”.

El cineasta está tan contento como nervioso con el viaje vivido con su película, “un viaje hecho con plena libertad”, que nace desde el momento en que en 2010 ganó el Ariel al mejor corto de ficción con La canción de los niños muertos. Y Tijuana siempre está presente –hasta ahora en su obra- “Viví allí de los 4 a los 18 años. Los problemas de la frontera nacen de ambos países y ninguno puede rechazar sus responsabilidades”. Pablos habla de un rodaje muy relajado, a pesar de los duro del tema y de la historia, de compañerismo entre actores, a los que hizo convivir para que encontraran los puntos en común entre ellos y con sus personajes. “Sé que casi nadie me creerá”, cuenta entre risas. Un apunte sobre la forma: “El estilo no debe de imponerse, sino partir de la historia que se quiere contar. Lo contrario es un error. Yo no muestro la violencia, solo se oye, porque creo que el público lo pasa peor imaginando que constatando”.

¿Hacia dónde va el cine mexicano? “Espero que hacia un buen sitio”, asegura Pablos. “Es cierto que formamos una generación. Todos somos muy distintos, lo que es maravilloso”. En Cannes siguen atentos a su crecimiento.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS