Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingrid Bergman, un rostro para la posteridad

Cannes rinde tributo a la actriz con un póster que ilustra una fotografía de otro mito, Chim

FOTOGALERÍA: La exquisita belleza de Ingrid Bergman FOTOGALERÍA: La exquisita belleza de Ingrid Bergman
La actriz Ingrid Bergman a la que el Festival de Cannes dedica el cartel de esta edición, Collection/CORBIS

En cualquier esquina de Cannes, el rostro de Ingrid Bergman se vuelve sonriente y mira hacia el infinito. Luce media melena con un corte moderno, y el responsable del retrato que ilustra el cartel oficial de la presente edición del festival de cine de Cannes es otro mito del siglo XX: David Seymour, más conocido como Chim, amigo de Robert Capa –del que fue pareja durante un tiempo Bergman-. A la muerte de Capa en Vietnam en 1954, Chim y Bergman, que se caían bien, se hicieron íntimos amigos, y el fotógrafo se convirtió en una especie de retratista oficial de la familia Rossellini-Bergman, primero, y de la estrella en solitario, posteriormente.

Por eso existen tantas fotografías de la actriz y su marido, uno de los creadores del neorrealismo italiano, en Cannes. Porque Chim siempre estaba allí… y porque pisaron en numerosas ocasiones el certamen de cine. El próximo 29 de agosto se cumplirán los 100 años del nacimiento de la estrella y el festival ha querido rendir así tributo a la leyenda. De esta manera y proponiendo a Isabella Rossellini, su hija, que presidiera el jurado de la sección Una cierta mirada. La también actriz se declaró ayer “conmovida” con el poster: “Ayer, mientras caminaba por la alfombra roja con mi Mama [sic] enorme, me acerqué a Thierry Frémaux [el responsable del certamen] y le dije: ‘Thierry, ya no la extraño’. Treinta años después de su muerte sigue presente, es maravilloso”.

La relación Rossellini-Bergman con Cannes arranca desde la primera edición del festival. En 1946 se proyectó Roma, ciudad abierta, el pistoletazo de salida del neorrealismo italiano, y que obtuvo el Gran Premio del Jurado. En 1973 Bergman presidió el jurado de la sección oficial, y cuatro años después el honor fue reservado para su exmarido –se divorciaron a finales de los cincuenta-. La misma Isabella Rossellini forma parte de la biografía del certamen, porque protagonizó Corazón salvaje, la película de David Lynch –en aquel momento director y actriz estaban emparejados- que en 1990 obtuvo la Palma de Oro.

De Ingrid Bergman hay multitud de retratos de Chim realizados en Cannes: ella sola en el tren de Roma a la Costa Azul, con sus tres hijos y su entonces marido Rosselllini, asomada desde un hotel, probablemente el Carlton, a la Croisette en 1956. “Chim siempre nos fotografió de una manera conmovedora, y Mama aparecía radiante”, recuerda Isabella Rossellini. Además del recuerdo en el cartel, el festival recordará a la actriz con la proyección el próximo martes del documental Ingrid Bergman, in her own words, un trabajo de cuatro años del director Stig Björkman, que gracias a la colaboración de la hija de la actriz ha tenido acceso a todo tipo de material inédito, desde libros de notas y diarios a grabaciones privadas y fotos familiares. Cuando acabe el certamen, su hija proseguirá la celebración con la lectura dramatizada en escenarios de diversas partes del mundo de la autobiografía de su madre My story, acompañada de actores como Jeremy Irons. Y además, estará detrás de un nuevo libro, Ingrid Bergman. A life in pictures, sobre la cultura del periodo del siglo XX “en que ella vivió”.

Más información