Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez claves de Cannes

Un repaso a las claves principales del certamen

Festival de Cannes 2015
Marion Cotillard y Michael Fassbender, en un fotograma de 'Macbeth'.

Todos hablan inglés. Solo tres cineastas nacidos en naciones angloparlantes (Gus Van Sant, Todd Haynes, y el australiano Justin Kurzel, que presenta un Macbeth con Michael Fassbender y Marion Cotillard) concursan por la Palma de Oro, pero la mitad de la competición la componen películas habladas en inglés. El caso más curioso es el italiano: sus tres espadas (Nanni Moretti, Matteo Garrone y Paolo Sorrentino) estarán en la sección grande, pero solo el filme de Moretti es en italiano. El inglés es el idioma en el que también han rodado el griego Yorgos Lanthimos (Canino), que concursa con The lobster; el mexicano Michel Franco, con Chronic o el quebequés Dennis Villeneuve (Sicario).

El taquillazo. Todos los años Cannes reserva un espacio a un par de taquillazos de calidad. Este año el honor recae en Mad Max: Fury Road, con la que George Miller, su creador, resucita al héroe posapocalíptico. Por su parte, Pixar presenta su nuevo trabajo de animación, Inside Out, de Pete Docter (‘Up’), que se convertirá en uno de los filmes más taquilleros de 2015.

El problema femenino. El año pasado las cineastas llamaron la atención por cómo el festival más grande del mundo les daba la espalda. La organización ha corrido para remediarlo. La inauguración corre a cargo de la francesa Emmanuelle Bercot y su La tête haute, segunda vez que una directora disfruta de ese honor: la primera fue Diane Kurys en 1987 con Un hombre enamorado. Además hay otras dos películas con mujer al frente en el concurso en el que participan 19 filmes. Y en la clausura Agnés Varda, el rostro femenino de la Nouvelle Vague, recibirá la Palma de Oro de Honor. Para hacer más méritos, el certamen ha puesto en marcha el programa Women in Motion para auspiciar la incorporación de más cineastas mujeres a la industria.

Miguel Gomes. Muerto Manoel de Oliveira, y sobrepasado Pedro Costa, Miguel Gomes es el cineasta portugués más conocido. En la Quincena de Realizadores Gomes ocupa un lugar de honor al proyectarse su nuevo trabajo, Las mil y una noches, su visión actual de Scherezade, dividida en tres partes de dos horas cada una que se podrán ver en días consecutivos.

La vuelta de Asia. El taiwanés Huo Hsiao-Hsien ha estado años preparando The assassin, su aportación al género wuxia, el de las espectaculares peleas de artes marciales. También estarán el japonés Hirokazu Kore-eda con Unimachi Diary, el chino Jia Zhang-ke con Mountains may depart, y en una extraña decisión, el tailandés Apichatpong Weerasethakul, con Cementery of splendour, ha quedado relegado a la segunda gran sección, Una cierta mirada. Los japoneses Naomi Kawase y Kiyoshi Kurosawa también han quedado relegados a las paralelas.

Poco español. Hay que fijarse en la Quincena de Realizadores para encontrar el único largo español. Un día perfecto, de Fernando León, que muestra las desventuras de un grupo de cooperantes en la guerra de los Balcanes a mediados de los noventa con un reparto internacional: Benicio del Toro, Tim Robbins, Olga Kurylenko y Mélanie Thierry. En esta misma sección se proyecta el corto Pueblo, de Elena López Riera y como miembro del jurado está Rossy de Palma. En Cinéfondation, destinado a las escuelas de cine, por primera vez habrá un filme español, ‘Victor XX’, de Ian Garrido, procedente de la ESCAC. Y en el Atélier participan dos proyectos españoles, de Alberto Morais y Meritxell Colell.

Padre e hijo. Es difícil encontrarse con dos directores padre e hijo, como para que encima coincidan en Cannes. Esto lo han logrado el veterano Philip Garrel con L’Ombre des femmes, y su hijo Louis, actor famosísimo en Francia que debuta como director de largos con Les deux amis.

Y dos hermanos. Por primera vez, dos hermanos presiden el jurado. Joel y Ethan, tanto montan, montan tanto, lideran un grupo muy heterogéneo en el que sobresalen nombres como los de Xavier Dolan, Guillermo del Toro, la ya mencionada Rossy de Palma, Sienna Miller, Jake Gyllenhaal o Sophie Marceau. Si nos vale como muestra, la actriz Frances McDormand, esposa de Joel, aseguró el año que ella presidió el jurado de San Sebastián, que prefería premiar a trabajos en las antípodas de los que ella protagonizaba.

Dos francotiradores. Barbet Schroeder y Woody Allen ya están de vuelta de todo, así que cuando participan en Cannes no se plantean ni el concurso. Ellos presentan película, y punto. Schroeder ha estado en Ibiza ilustrando la revolución de la música electrónica de los noventa con Amnesia; y Allen repite con Emma Stone, a la que pone de antagonista a Joaquin Phoenix en Irrational man.

Dos documentales con morbo. Escarbando en el cine vérité, uno puede encontrarse con Amy, la reconstrucción de la vida de la cantante Amy Winehouse realizada por Asif Kapadia (Senna) o Steve McQueen: the man & Le Mans, un repaso a las pasiones del mítico actor auspiciado por su hijo.

Más información