Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood hace lo que sea con tal de llevarte al cine

La convención CinemaCon, de los exhibidores de cine, reúne a 3000 personas en Las Vegas

Jude Law en CinemaCon.
Jude Law en CinemaCon. FilmMagic

Las Vegas, la capital del vicio, fue esta semana el paraíso de los exhibidores de cine durante la celebración de la CinemaCon. Se trata de una cita anual (antes llamada ShoWest) donde más de 3.000 asistentes quieren ver lo que Hollywood les ofrece para llenar sus salas. Nada mejor que la promesa de Tom Cruise para hacerles sentir que tienen el as en la manga. “Yo hago lo que sea con tal de entretener, de llevar a la gente a los cines”, les aseguró este año el protagonista de Mission: Impossible Rouge Nation, uno de los estrenos más esperados del año. Cruise no fue el único en hacer promesas. Hollywood reclutó estos días a todos sus pesos pesados de la pantalla, desde Arnold Schwarzenegger a Silvester Stallone, Reese Witherspoon o Channing Tatum, The Rock o Sofía Vergara, entre otros, todo con tal de alegrar el ojo y adular el oído de quienes tienen que mostrar sus filmes. Porque como recordaron todas y cada una de las estrellas a su paso por el escenario del Coliseum del hotel Caesar Palace de Las Vegas (EEUU), donde hoy concluye la convención, sin exhibidores, el cine y lo que se entiende por esa palabra no existiría.

Este año no hizo falta mucho para convencerles. Las cifras no pueden ser más prometedoras. El éxito de filmes como El francotirador, 50 sombras de Grey y Fast & Furious 7 sólo anticipan un año en el que, en EEUU, se espera un aumento de un 8 por ciento en la taquilla que, traducido en dinero, serían fácilmente unos 10.500 millones de euros. “Nunca he visto tanto taquillazo junto”, indicó Paul Dergarabedian, analista de mercado, en referencia a un año en el que se sucederán esperadas nuevas entregas de franquicias como Terminator, Parque Jurásico, Misión: Imposible, Rocky o La guerra de las galaxias. “Existe la posibilidad de que entre cuatro a seis películas superen el listón de los mil millones de euros en la taquilla”, añadió

En las pantallas de la CinemaCon todo son explosiones y efectos especiales. No es un foro para el cine independiente. Schwarzenegger supo resumir el espíritu. “No me involucraría si no supiera que va a ser grande y buena”, aseguró de su nueva cinta Terminator; Génesis. Filmes que con tal de sorprender no dudan en colgar a las estrellas de un avión en marcha (Misión Imposible 5), hacerles saltar por los aires (Terminator: Génesis) o causar la destrucción global del mundo como lo conocemos (San Andreas). “Grandes películas para grandes teatros, películas que hacen temblar las salas”, anticipó Dwayne The Rock Johnson.

Pero incluso en este ambiente de explosivo optimismo hay motivo para la preocupación. La industria cinematográfica es consciente de que el alza en los ingresos de taquilla no equivale a un aumento en el número de espectadores, cifra que se mantiene estable o tirando a la baja. La cada vez más amplia oferta de servicios Premium en los cines, ya sea con proyecciones en 3D, IMAX o ahora el Dolby visión, además de nuevos y más avanzados sistemas de sonido como el Atmos, acorta las distancias. Pero los exhibidores siguen buscando nuevas formas de atraer espectadores o, al menos, de sacarles más dinero. Y para ello, CinemaCon también es de gran ayuda. Los sótanos del centro de convenciones fueron el descenso a los infiernos de las chucherías. Todo lo que uno se puede imaginar en un concesionario de una sala de cine existe en este área de la convención. Máquinas de expendedoras de soda que ofrecen mezclas de diferentes sabores preparadas desde tu móvil conviven con lo más parecido a una cata de vinos que pueda existir en el campo de las palomitas. Y junto al bombón helado de siempre la convención ofreció a los exhibidores la posibilidad de sorprender a sus espectadores con helado deshidratado granulado o con el Burger Dog, mezcla de hamburguesa, salchicha, beicon y queso con forma de perrito caliente. Un mercado que en opinión de Tim Braun, representante del Burger Dog, todavía no está igual de desarrollado en España.

No fue el único preocupado por ganarse el mercado internacional. El efecto Fast & Furious 7 se dejó sentir en esta convención a la que asistieron representantes de 82 países y que se acordó de que cerca de 793 millones de los de los más de 1.000 millones de euros que la cinta lleva recaudadas fueron conseguidos gracias a la venta de entradas en el mercado internacional. Una convención que coincide con el estreno de otro taquillazo como Los Vengadores: La era de Ultrón, película de la que se esperan cerca de 150 millones de euros en el extranjero una semana antes de que llegue a las pantallas en EEUU. “Esos son los primeros resultados internacionales y seguro que propulsarán su estreno estadounidense”, recordó Dave Hollis, ejecutivo encargado de distribución en Disney, de un sistema de estrenos que ha dado la vuelta a la tortilla apostando primero por el estreno internacional para animar las ventas en EE UU.