Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

World Press Photo retira un primer premio por fraude

El fotógrafo Giovanni Troilo mintió al presentar una imagen tomada en otro lugar

Imagen de Giovanni Trolio para el World Press Photo
Imagen facilitada por World Press Photo, una de las diez que integran el reportaje fotográfico 'El corazón oscuro de Europa', en el que relata diferentes situaciones en Charleroi, al sur de Bruselas.

La dirección del concurso World Press Photo ha despojado del primer premio en la categoría de Temas de Actualidad al fotógrafo italiano Giovanni Troilo. Su reportaje gráfico de 10 imágenes sobre la localidad belga de Charleroi, titulado Ciudad Negra, incluye una captada en el suburbio bruselense de Molenbeek. Las normas del certamen obligan a ceñirse a un lugar concreto en este tipo de series, por lo que Troilo ha perdido el galardón. El ganador es ahora su colega italiano Giulio de Sturco, que siguió el rodaje de una serie televisiva china y tituló su trabajo Chollywood.

“La nueva información recibida confirma la vulneración de nuestras normas, y vemos ahora el reportaje de Troilo bajo otro prisma. Las fotos proceden de Charleroi, excepto una, con un pintor y sus modelos, tomada en Mollenbeek, cerca de Bruselas. El fotógrafo ha confirmado por teléfono que así es, contrariamente a lo asegurado al presentarse. Ello supone darnos una información falsa y su descalificación”, señala Lars Boering, director de World Press Photo. Se da la circunstancia de que el reportaje había levantado ampollas en la propia Charleroi, mostrada como un lugar deprimido y contaminado, como indicaba Troilo, que la había subtitulado El corazón oscuro de Europa.

Paul Magnette, alcalde socialista de Charleroi, llevaba varias semanas quejándose de la imagen de la villa ofrecida por el reportaje premiado. El pasado 25 de febrero, remitió incluso una carta a la directora del concurso fotográfico —creado y concedido en Holanda desde 1955 asegurando que Troilo "distorsiona la realidad urbana y mina la reputación de Charleroi y de sus habitantes". El edil pedía que se revisaran las fotos, que describían a Charleroi como un lugar “donde la industria ha sufrido un colapso, el desempleo y la inmigración son muy elevados y resurge la delincuencia”. “Las carreteras están abandonadas, las fábricas cierran y crece la vegetación en los antiguos polígonos industriales”, según el fotógrafo. El alcalde Magnette hablaba, en cambio, de un “montaje fotográfico pensado para reforzar el mensaje creado por el autor”. Los responsables del premio apoyaron al principio la versión de Giovanni Troilo, para quien Charleroi “simboliza al conjunto de Europa”. Ahora han cambiado de opinión.

Las bases del concurso impiden este tipo de arreglos gráficos para preservar la integridad de los profesionales y del propio World Press Photo. La polémica muestra, además, “la necesidad de analizar la definición de prensa gráfica, fotoperiodismo y documental fotográfico, que tendrá repercusiones éticas para los autores”, según Lars Boering. El concurso ya se vio obligado a estudiar a fondo la imagen ganadora, correspondiente a 2012. Firmada por el sueco Paul Hansen, se le reprochó haber acoplado varias instantáneas para lograr un efecto dramático frente a un grupo de hombres, con los cadáveres de sendos niños, en Gaza. El jurado concluyó que no hubo fraude, “pero sí posproducción con los tonos”. Desde 2014 se descalifican las fotos que hayan sufrido alteraciones.

Más información