Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Siret y los secretos de la Prehistoria

El Museo Arqueológico Nacional expondrá en línea los 31.000 documentos del archivo del ingeniero que descubrió y estudió sobresalientes yacimientos del Sudeste español

Luis Siret, en Mazarrón (Murcia) en 1887, con un gato.
Luis Siret, en Mazarrón (Murcia) en 1887, con un gato.

A Luis Siret (1860-1934) le gustaban los gatos, las palmeras, las obras de caridad y, sobre todo, los secretos del pasado y el sur de España. Gracias a este belga tan dotado para la ingeniería como para el dibujo, se desenterraron sobresalientes yacimientos de la Prehistoria que habían permanecido ocultos en el sudeste peninsular, como Los Millares, Villaricos o El Argar, que desvelaron nuevas conexiones entre culturas y deshicieron algunos axiomas de cartón piedra.

Sus cuadernos de excavación, sus láminas, sus cartas, sus dibujos, sus textos científicos y sus informes conforman el archivo Siret, adquirido por el Estado español en agosto de 1956 junto a su biblioteca. Hasta ahora habían estado disponibles para cualquier investigador que acudiese al Museo Arqueológico Nacional (MAN), donde están depositados, pero a partir del próximo martes tendrán una visibilidad infinita. “Se trataba de poner en valor su trabajo”, subraya la jefa del archivo del MAN, Aurora Ladero. Tras haber sido estudiados, catalogados y digitalizados los 31.000 documentos, serán accesibles en la web del Museo y el portal CER.ES (Colecciones en Red, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). Será una vía directa para acercarse a la personalidad y la labor de Siret, desconocida fuera del ámbito arqueológico pese a su trascendencia. “Es un pionero de la Arqueología. Con sus trabajos da a conocer la Prehistoria española en Europa”, destaca Concha Papí, técnica del archivo del Museo y arqueóloga.

Llegó a España con 21 años y ya nunca se quiso ir, excepto durante el duro paréntesis de la Primera Guerra Mundial, que pasó entre Bélgica y Holanda, muy afectado por el conflicto y las heridas de su hijo. Cuando murió en 1934 en su casa de Herrerías, en Cuevas del Almanzora —donde desarrolló su primera obra de ingeniería junto a su hermano Henri: la conducción de agua potable a la localidad, una infraestructura providencial en un lugar maltratado por la sequía y la aridez—, había acumulado un legado impresionante en libros, documentos y piezas arqueológicas, excavadas en paralelo a su actividad profesional (desde 1900 dirigió la Sociedad Minera de Almagrera). A lo largo de cinco décadas de prospecciones reunió, según Martín Almagro-Gorbea, catedrático de Historia de la Universidad Complutense, “las mejores colecciones que nunca un particular ha llegado a reunir sobre la Prehistoria de la Península Ibérica”.

Luis Siret y los secretos de la Prehistoria

Esos fondos tuvieron varias vidas. Los obtenidos por los dos hermanos Siret, Luis y Henri, antes de la marcha del segundo a Bélgica se vendieron entre diferentes instituciones y particulares. Una práctica ilícita hoy, pero no entonces. “Ni era raro ni ilegal que se intercambiasen piezas entre arqueólogos o se vendiesen”, puntualiza Virginia Salve, jefa del departamento de Documentación del MAN. Una parte notable está en el Musée du Cinquantenaire (antes Musées Royaux d'Art et d'Histoire, Bruselas) y el British Museum (Londres), pero también hay restos arqueológicos en Harvard, Oxford, Cambridge o Roma. “Hasta 1887 toda su colección salió fuera”, señala Juan Grima, historiador y editor almeriense, que acaba de publicar Las Casitérides y el imperio colonial de los fenicios, escrito por Luis Siret a finales del XIX —sus obras, en francés, se publicaban originalmente en el exterior— y que había permanecido inédito hasta ahora en España.

Cuando Luis Siret emprendió su labor en solitario, con la ayuda del eficaz y leal capataz Pedro Flores —un agricultor de Antas dotado de talento natural y formado por el ingeniero a la medida de sus necesidades—, el destino de las colecciones cambia. En 1905 dona a la Real Academia de la Historia piezas tan singulares como una estela fenicia del siglo IV a. C. con inscripciones o la Sirena de Villaricos, “una obra excepcional en la plástica prerromana de Hispania, pues ofrece elementos de tradición neohitita que pasaron al arte sirio-fenicio de la costa siria”, valora Almagro-Gorbea en un artículo.

El científico donó en 1928 parte de su colección de piezas al Estado español

Siret, que descendía de aristócratas franceses que habían burlado la guillotina refugiándose en Bélgica, mostró una generosidad mayor que la de sus descendientes, que pleitearon con el Estado por su legado. Su gesto más altruista llegó en 1928, cuando dona parte de su colección al Estado español, seis años antes de morir. Miles de piezas que hoy custodia el MAN y que no acabaron en Estados Unidos por la firmeza del ingeniero, según la historia que relató su nuera, Ophelia Quintas de Carvalho, en una biografía sobre el arqueólogo difundida en la revista Axarquía (2010) por Juan Grima.

“Rechazó igualmente con indiferencia la inmensa oferta hecha por unos americanos, de cinco millones de pesetas por sus colecciones. Viendo ellos que Siret no contesta, creen que su oferta no está a la altura de este tesoro y presentando un cheque en blanco le piden que ponga la cantidad de su agrado. Les sonríe Siret amablemente y contesta con sencillez: ‘El arte no se vende y estos valiosos objetos que encontré en España los quiero ofrecer a España”.