Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la emoción por los tejidos

Exteberría y Duyos insuflan energía a la segunda jornada de la Madrid Fashion Week

Una imagen del desfile de Juan Duyos en la Mercedes Benz Fashion Week.
Una imagen del desfile de Juan Duyos en la Mercedes Benz Fashion Week.

Desde la primera edición de la semana de la moda de Madrid, celebrada en una carpa circense propiedad de Teresa Rabal, hasta la última, inaugurada el viernes en Ifema, han pasado 30 años y muchas cosas. La peseta ha desaparecido, el matrimonio gay ha sido legalizado y los comunicados políticos ya no se transmiten por fax sino por WhatsApp. La Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM), sin embargo, evoluciona a su propio ritmo. El que marca la incombustible Leonor Pérez Pita, directora de la cita desde septiembre de 1986. Y, aunque a veces parezca un universo aislado, sobre la pasarela todavía puede verse el reflejo de lo que sucede más allá de sus límites

En 1992, cuando nada parecía imposible, las tops Naomi Campbell, Karen Mulder y Linda Evangelista desfilaron para Loewe, la casa de origen español que hoy presenta sus propuestas en París y pertenece al holding del lujo Louis Vuitton Moët Hennessy. Tres años más tarde, la firma Vittorio & Lucchino contrataba por dos millones de pesetas a Elle McPherson. Los diseñadores sevillanos tampoco participan ya en la MBFWM, después de pasar por un concurso de acreedores en 2013.

Etxeberría volvió a ratificar que es una de las marcas españolas más sólidas

Hubo tiempos mejores, pero también peores. Entre recurrentes sensaciones de déjà vu, algunos de los trabajos vistos esta tarde apuntaban con vigor hacia el futuro..

Roberto Etxeberría volvió a ratificar que es una de las marcas españolas más sólidas y con mayor potencial internacional. Para el próximo otoño, el diseñador juega a estilizar las americanas subiendo su talle. Además de por su rico patronaje, las piezas de sastrería destacan por sus tejidos: lanas que integran distintos tipos de raya diplomática y que Extebarría ha diseñado en colaboración con un taller familiar de Igualada. “Se está dando un cambio de modelo muy interesante. En países como China se ha mecanizado tanto la producción que vienen a nosotros a comprar estos tejidos. Cataluña ya no copia las telas inglesas, como solía hacer, sino que inventa, fabrica y vende a mercados extranjeros que buscan en Europa lo que gracias a nuestra creatividad y experiencia podemos ofrecer”, argumenta Etxeberría.

Sobre la pasarela tampoco faltaron sus impactantes abrigos de piel, en este caso reversibles: astracán o zorros por fuera, paño de traje por dentro. Una línea que el creador desarrollará en su desfile del 14 de febrero en la semana de la moda de Nueva York. Es la tercera vez que Etxeberría presenta su colección en Estados Unidos y pese al esfuerzo tanto económico como logístico que supone, el diseñador asegura que resulta imprescindible para el crecimiento de la firma. “No vendemos como locos. Vendemos como cuerdos”, resume. Su próximo objetivo es entrar en el mercado asiático. De momento, ya han sido invitados a desfilar en Shanghái.

Desfile de Teresa Helbig en la Mercedes Benz Fashion Week.
Desfile de Teresa Helbig en la Mercedes Benz Fashion Week.

La mirada nostálgica de Juan Duyos, que debutó en la antigua Cibeles hace 18 años, se detiene en la transición entre la década de los setenta y la de los ochenta en España: “Me parece muy emocionante ese momento en el que el país empieza a despertarse, las mujeres comienzan a salir, a ir a las discotecas. Es una época en el que no había grandes cadenas textiles, y cada mujer tenía verdaderamente un estilo personal”. Su colección busca potenciar los pilares de su firma: las licencias y la costura a medida. Quizá por eso, el de hoy ha sido uno de sus trabajos más ambiciosos en cuanto a bordados. Las pailletes componen esmóquines, y, cosidas de canto, recorren los vestidos de gasa como si fueran llamas. Los jerseys de lana se combinan con faldas rectas de lentejuelas y los encajes contrastan con las sedas en un juego de texturas que articula su propuesta, madura y equilibrada. Hace ya años que Duyos se consagró como un maestro del color y, para la próxima temporada, despliega una paleta que va de los brillantes grises piedra a los rosas palo.

Una edición más, la colección de Teresa Helbig se presenta como un alarde de saber hacer artesanal y excelencia en el patronaje. La catalana no es una alternativa para aquellos que exigen riesgo a la moda, pero nadie puede negar el valor de su propuesta. Cómo no alabar la compleja técnica que esconden las piezas de tul recorridas por delicados lazos de terciopelo. O las dos semanas de trabajo manual que hay detrás de las pecheras y cuellos de piel bordados con azabache. Sus prendas no solo merecen un primer plano sino que son capaces de aguantarlo. Cosa de la que, desgraciadamente, no pueden presumir todos los diseñadores.

The 2nd Skin & Co es una de las tres firmas debutantes en esta 60 edición de la Madrid Fashion Week, junto a Leandro Cano y Esther Noriega. Seis años después de su fundación y gracias a un catálogo centrado en los vestidos de fiesta, la marca madrileña ya está presente en 24 países, desde Estados Unidos hasta Senegal, y ha logrado que Jennifer López luzca una de sus creaciones en el programa American Idol. Parece que las alfombras rojas y las celebrities son uno de sus objetivos. Acaban de contratar los servicios de una agencia de relaciones públicas en Los Ángeles especializada en este tipo de sinergias, a las que, al menos hasta el momento, casi ninguna marca española se ha aproximado de manera profesional.

Más información