Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intelectuales y periodistas repudian el uso político del Hay Festival Xalapa

Escritores y periodistas plantean el traslado de la sede por la violencia contra la prensa

Coloquio en la última edición del Hay en Xalapa (Veracruz).
Coloquio en la última edición del Hay en Xalapa (Veracruz).

Desde el 1 de diciembre de 2010, once periodistas fueron asesinados en el Estado mexicano de Veracruz y otros cuatro han desaparecido. El último, Moisés Sánchez, editor de la publicación comunitaria La Unión, un semanario crítico con el alcalde de Medellín, una localidad de apenas 3.000 habitantes ubicada en el oriente de México. Su cadáver fue hallado 23 días después de que un grupo de nueve hombres armados se lo llevara de su domicilio.

La gota que colmó el vaso. El suceso ha servido para que intelectuales y periodistas de varios países abrieran un debate sobre la pertinencia de retirar la sede del Hay Festival de México, un encuentro que promueve la palabra y el debate con intelectuales y comunicadores, que desde hace cuatro años se celebra en la ciudad veracruzana de Xalapa. Más de 20 organizaciones defensoras de la libertad de expresión y del derecho a la información, asociaciones de escritores y 300 destacados intelectuales y periodistas de todo el mundo firman una carta en la que repudian el uso político del festival y piden que se creen las condiciones necesarias para que la edición mexicana del Hay no sirva como plataforma de promoción del gobernador de Veracruz o se traslade su sede.

Durante el Gobierno del mandatario priísta Javier Duarte la violencia contra la prensa se ha disparado en la entidad hasta convertirse en el Estado más peligroso para la práctica periodística en México. Para los firmantes de la carta pública, “pese a la campaña del Gobierno estatal que aparenta la prevalencia de un clima de libertad intelectual y crecimiento cultural”, el ejecutivo “ha demostrado ser el peor enemigo de la libertad de expresión, del derecho a la información y del pensamiento crítico en México”.

El Gobierno estatal ha demostrado ser el peor enemigo de la libertad de expresión, del derecho a la información y del pensamiento crítico en México”

Escritores e intelectuales de la talla de Noam Chomsky, John Gibler, Leonardo Padura, Elena Poniatowska, Juan Villoro, Jorge Zepeda o Javier Sicilia establecen su rechazo al uso propagandístico de la cita cultural: “No estamos contra el Hay Festival, estamos contra su uso político en un estado donde el periodismo cuesta la vida”.

“En el camino, hemos escuchado las opiniones de editores, periodistas, escritores solidarios con nuestra demanda, pero preocupados por el posible cierre de los pocos espacios que podrían fomentar la cultura y el debate”, reconocen. “Hemos escuchado también a veracruzanos asqueados por la manera en que el Gobierno se promueve a través del festival, pero que tampoco quieren que el festival abandone Veracruz y quedar cercados por la violencia y la impunidad. Y hemos escuchado a los organizadores del Hay Festival Internacional y Latinoamérica que se acercaron a nosotros y se ofrecieron a abrir un diálogo con periodistas, escritores y editores para analizar la situación”, añaden.

En una nota final, responsables del pronunciamiento lamentan que varios “colegas veracruzanos críticos de la situación, tanto por miedo como por temor a represalias, no hayan firmado la carta”.

Los autores de la misiva admiten, no obstante, que por logística, un festival como este no puede moverse de un día para otro, pero reiteran que “una celebración de la libertad y la cultura, como es el Hay Festival, no puede realizarse en un contexto de violencia contra la libertad y la cultura”, porque “lastima la memoria de los compañeros reporteros”.

La propia ciudad de Xalapa, capital del Estado y sede del encuentro cultural, fue escenario de varios episodios violentos. El 28 de abril de 2012 fue asesinada la corresponsal del semanario Proceso, Regina Martínez, y el 14 de junio de ese mismo año mataron a Víctor Manuel Báez Chino, reportero y editor de Milenio.