Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La literatura juvenil triunfa en la FIL

Entre los ganadores en ventas de la FIL 2014, hay que sumar a los clásicos de siempre y los bestseller del momento, la novela fantástica para un público joven

El público, en la FIL.
El público, en la FIL.

El cogollo del negocio editorial en español, la Feria del Libro de Guadalajara (FIL), cerró del domingo su vigesimoctava edición rendida ante el estallido de un nuevo boom, una deflagración esta vez demográfica que está transformado al lector tipo en español y tirando a la vez de las ventas de un género, el juvenil, que cuenta con más de 100 millones de potenciales lectores. A la cabeza del pelotón de ventas vuelven colocarse clásicos de siempre como Rayuela o Cien años de soledadbestsellers del momento, como el tratado sobre la desigualdad del Thomas Piketty y un puñado de novelas, muchas en formas de sagas por capítulos, dirigidas al público juvenil.

Por los 34.000 metros cuadrados del caserón de la FIL se pasearon durante los nueve días que duró el evento 767.000 personas. La mitad de estos visitantes, según la organización, fueron jóvenes. “La asistencia ha sido algo superior a la del año pasado. Hemos detectado además como está subiendo el consumo cultural de los jóvenes. Para nosotros ver sus preferencias y sus hábitos es un punto de partido para el futuro”, apuntó la directora de la FIL Marisol Schulz durante la rueda de prensa de cierre del festival.

El volumen de negocio que generaron este año las casi 2.000 empresas editoriales ronda los 41 millones de dólares. La cifra, aun meramente prospectiva según los organizadores, no desagrega las ventas directas de libros al público durante el evento de los acuerdos cerrados por venta de derechos. El caso es que mientras las cifras crecieron en casi todas las casillas de la feria, el número de agentes literarios se redujo ligeramente (282) y las empresas inscritas en la sección puramente de negocio del mercado editorial tampoco crecieron (120) con respecto al año anterior.

El volumen de negocio que generó este año la feria ronda los 41 millones de dólares

“Esta es una feria muy sui generis porque la gente viene a consumir libros”, explicó Alfonso Martin, al frente de una Sexto Piso, una de las editoriales independientes de referencia en México. De los dos gigantes editoriales, Planeta, calcula un aumento del 10% en las ventas con respecto a 2013. El primero de la lista fue Los secretos de Yuya, un manual de autoayuda adolescente firmado por una joven mexicana de 20 años que, a falta de cuadrar los números del último día de la cita, ha vendido más de 2.500 ejemplares. Le sigue otro producto juvenil sacado de Youtube: El libro del Troll, con 1.300 ejemplares, y detrás,  Milenia o el fémur más bello del mundo, de Jorge Zepeda, y Cien años de soledad.

En la bancada del grupo Penguin Random House, que este año ha incorporado a su cartera marcas como Alfaguara, Taurus o Aguilar sólo Rayuela, espoleada por la efeméride del año cortazariano, supera a otro fenómeno para chavales: Fangirl, de la estadounidense Rainbow Rowell.

En las casas especializadas en lecturas infantiles y juveniles, destacan Peter Pan y Charlie y la fábrica de Chocolate, por parte del Santillana. Mientras que en SM, las sagas Dellirium y Pandemonium, de la estadounidense Lauren Oliver fueron las preferidas del público. 

La célebre editorial mexicana, Fondo de Cultura Económica, también prevé un aumento de ventas de entorno al 10%. El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty lídera la lista, seguido del clásico de Octavio Paz, El laberinto de la soledad y, una vez más, una novela juvenil: Las manos de Juliette, de Tahereh Mafi.