Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica | 'Yves Saint-Laurent'

Claroscuros del modisto

'Yves Saint-Laurent' es un biopic al uso: mucha información y abundante superficialidad

Pierre Niney como Yves Sant Laurent en el film homónimo de Jalil Lespert.  Ampliar foto
Pierre Niney como Yves Sant Laurent en el film homónimo de Jalil Lespert.

La casualidad, o seguramente el espionaje industrial, ha querido que coincidan en un mismo año sendas biografías cinematográficas del mítico diseñador francés Yves Saint Laurent. La primera, algo así como la oficial, sobre todo por el visto bueno ofrecido por su heredero, Pierre Bergé, tan protagonista en la película como el propio modisto (de hecho, está narrada por él), es esta Yves Saint Laurent que hoy se estrena en España, dirigida por Jalil Lespert, y que en principio tenía la vitola de ser la condescendiente con el personaje. La segunda, simplemente Saint Laurent, dirigida por Bertrand Bonello, y recibida en el pasado Festival de Cannes con, en general, discretas críticas, es la que, también en principio, se había ganado la fama de hurgar en la herida.

Pues bien, vista la primera, la segunda debe hurgar mucho en el interior, porque a los hasta ahora neófitos en la vida de Saint Laurent puede sorprenderles tanta desolación alrededor del genio en esta, la supuestamente blanda. Lespert presenta un trabajador infatigable, muy seguro de su talento en la costura, pero muy inseguro con su devenir diario. Tanto, que necesita al lado durante casi toda su vida al personaje más emocionante de la película, Bergé, interpretado por un excelente Guillaume Gallienne: mano derecha, amante, amigo, mayordomo, gerente, padre/madre y mochila sentimental y moral, además de policía de mano dura en la salvaguarda de sus relaciones, y maquiavélico protector de su unión amorosa. Un rol magnífico para el cine en el que se fundamentan algunas de las mejores cosas de la película, biopic al uso que, al querer abarcar tantos años en su desarrollo, adolece de las habituales virtudes y defectos de este tipo de producto: mucha información y abundante superficialidad.

Y aunque algunos de los temas más polémicos se sobrevuelan con cierta elegancia, el relato no evita algunos de los más sórdidos detalles de la existencia de Saint Laurent, caso de su carácter maníaco depresivo y sus sórdidas escapadas sexuales. Mientras, en lo formal, Lespert no pasa de académico y probablemente se equivoque con esa fotografía de colores tan poco contrastados, donde todo parece gris, pardo o granate, la menos adecuada para ilustrar un universo como el de la moda y el brillo de la época.

YVES SAINT LAURENT

Dirección: Jalil Lespert.

Intérpretes: Pierre Niney, Guillaume Gallienne, Charlotte Le Bon, Laura Smet, Marie de Villepin.

Género: drama. Francia, 2014.

Duración: 106 minutos