Pacto de Estado en California para triplicar las ayudas fiscales al cine

El gobernador matiza el compromiso de los partidos con Hollywood y aprueba 330 millones de dólares en exenciones de impuestos La industria quería al menos 400 millones para competir con las ayudas de Nueva York

El gobernador Jerry Brown, el pasado julio.
El gobernador Jerry Brown, el pasado julio.AP

Es menos de lo que quería Hollywood, pero el triple de lo que había. El gobernador de California, Jerry Brown, anunció este miércoles la próxima aprobación de ayudas fiscales para la industria del cine y la televisión por valor de 330 millones de dólares anuales durante los próximos cinco años. La cifra triplica las ayudas actuales de 100 millones. El anuncio es un pacto entre el Gobierno y ambos partidos del Legislativo, que ya se habían comprometido en el Senado a dar la batalla por recuperar la producción en California.

La pelota estaba en el tejado del gobernador Brown desde que el pasado 14 de agosto el comité de gastos del Senado estatal aprobó por unanimidad de demócratas y republicanos una propuesta que ampliaba a 400 millones las ayudas al cine. La propuesta suponía un gran avance para Hollywood, cuyo gran enemigo es el Estado de Nueva York, donde las ayudas fiscales alcanzan los 420 millones. "Esta es una cifra que nos permite competir con Nueva York", decía entonces Paul Adley, presidente de FilmLA, la entidad que da los permisos de rodaje y que sirve de centro de estudios de la producción en Los Ángeles. Las rebajas de Brown eran esperables, toda vez que es un gobernador que basa su popularidad en su seriedad con las cuentas y en su imagen de demócrata austero.

Hasta ahora, California reparía cada año 100 millones en exenciones de impuestos entre producciones por medio de un sorteo. El sistema cambiará a partir de ahora y los 330 millones se repartirán según el criterio del empleo potencial que puedan generar las producciones. La cifra está por debajo de la barrera psicológica que permite competir con Nueva York de tú a tú, pero supone un compromiso de Estado a largo plazo para recuperar el empleo. La medida fue anunciada por el gobernador y los líderes demócratas y republicanos del Capitolio.

Aunque las cabezas pensantes del entretenimiento están en Los Ángeles, se gastan los dólares en otros lugares donde les rinden más. La producción de cine y televisión en California ha caído un 50% en los últimos 15 años. La industria retiene las comedias de media hora y los programas de telerrealidad. Las grandes producciones de televisión de episodios de una hora tienen presupuestos de entre seis y ocho millones de dólares y emplean entre 150 y 230 personas. Esas son las que han huido a otros Estados. Hasta 40 Estados de EE UU ofrecen ayudas fiscales a la producción, algunos de ellos sin límite. Nueva York se ha quedado con la mayoría de las series con un programa de ayudas fiscales de 420 millones de dólares.

El entretenimiento "es una joya de la corona que ofrece empleos y oportunidades a familias de clase media en todas las regiones del Estado", dijo el presidente electo del Senado, Kevin de Léon. "Hemos enviado una potente señal de que estamos comprometidos con que las cámaras rueden y las luces brillen en nuestro Estado en los próximos años".

La presidenta de la Asamblea, Toni Atkins, dijo que la medida hará que "los diseñadores hagan vestidos, los catering den comida y los carpinteros den martillazos", una manera muy gráfica del impacto económico que supone una producción de cine.

La medida se anuncia dos días después de que Los Ángeles volviera a presentarse ante una audiencia mundial como la capital del entretenimiento en los premios Emmy, que sirven de escaparate de la industria de la televisión. El líder republicano del Senado de California, Bob Huff, recordó que en 2013 hubo 23 nuevas series de prime time y 21 de ellas se rodaron fuera del Estado. "Cuando eso ocurre, es la gente que está entre bambalinas la que acusa el golpe, así como los negocios auxiliares que dan servicio a los equipos de producción. Para que California pueda recuperar estos empleos, debemos competir con otros Estados y naciones que reclaman el gran negocio del cine".

La California Film Comission publicó un estudio hace dos semanas que calcula que los proyectos huidos del Estado han dejado 2.000 millones de dólares en gastos de producción en otros Estados.

La industria del cine da 190.000 empleos directos en el sur de California. Según FilmLA, por cada uno de esos se generan 2,7 empleos más en servicios auxiliares, con lo que la cifra real de personas que comen de la producción audiovisual supera el medio millón de personas. En la última década se han perdido 95.000 empleos, según estas cifras.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Pablo Ximénez de Sandoval

Es editorialista de la sección de Opinión. Trabaja en EL PAÍS desde el año 2000 y ha desarrollado su carrera en Nacional e Internacional. En 2014, inauguró la corresponsalía en Los Ángeles, California, que ocupó hasta diciembre de 2020. Es de Madrid y es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS