Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano

Un género que dejó de ser una moda

Con la locura nórdica en remisión y a pesar de la crisis, la novela negra sigue fuerte en España

Es el género más leído y triunfa con un variopinto conjunto de editoriales y autores

Dolores Redondo, retratada por Daniel Mordzinski en Gijón.
Dolores Redondo, retratada por Daniel Mordzinski en Gijón.

La novela negra en España vive una extraña situación. En medio de una caída generalizada de las ventas de libros que ha llevado al sector editorial a cifras de 1994, cada vez se publican más títulos, se estrenan más colecciones y se inauguran nuevos festivales alrededor de la ficción criminal. La novela negra nota la crisis y la caída de la venta de literatura un 17% pero no deja de ser el género más leído por encima de la novela histórica.

Los expertos coinciden en algo: esto no son los años ochenta, cuando la proliferación de títulos acabó por saturar el mercado

“En los últimos años ha multiplicado su presencia en las librerías españolas. La edición empieza a parecerse a la de otros países europeos, aunque aún estamos muy lejos de la diversidad y la cantidad que se publica por ejemplo, en Francia, los países escandinavos, Italia o el Reino Unido. El fenómeno no ha hecho más que empezar”, avisa Anik Lapointe, durante años responsable de la extensa colección Serie Negra de RBA, clave en España por el conjunto de autores publicados (Jo Nesbo, Denis Lehane, Ian Rankin o Philip Kerr) y la cantidad de clásicos reivindicados, y en la actualidad a punto de lanzar Salamandra Black para el sello con sede en Barcelona. Estas son dos de las grandes referencias, una por clásica otra por novedosa, de un género al que nadie da la espalda. Con la locura nórdica en remisión, cada editorial, por tamaño, gusto o necesidad, ha apostado por un modelo y el resultado es un panorama de autores de todo el mundo, de estilos variopintos y cantidad inabarcable.

Siruela destaca con su apuesta bandera por Fred Vargas y un fenómeno nacional como Domingo Villar. Tusquets edita al popular y reivindicativo Petros Márkaris, al siniestro John Connolly, al original mexicano Elmer Mendoza o al chino Qiu Xiaolong en una buena prueba de la globalización del género. La apuesta fuerte de Destino por Dolores Redondo, un gran éxito de ventas con sus dos primeras entregas de la Trilogía del Baztan, y de Maeva por Camilla Lackberg (que convierte cada entrega de su escritora Erika Falck en un líder en ventas) demuestran dos cosas: que el género tiene una fuerte influencia entre las mujeres, da igual lectoras o escritoras, y que el fenómeno best-seller no le es ajeno. Alicia Giménez Bartlett (Destino) y Assa Larson o Donna Leon (Seix Barral) son tres buenas muestras. La verdad sobre el caso Harry Quebert, (Jöel Dicker, Alfaguara, líder en ventas en 2013) o los libros de Lorenzo Silva protagonizados por Chamorro y Belilacqua son otros dos casos de éxito.

La elección de Roja y Negra por el thriller psicológico y lo anglosajón (Perdida, de Gillian Flynn como mejor ejemplo de todo lo hablado), Alianza Negra por valores sólidos (Adrian McKinty o Ben Pastor) y Alfagura por Jonh Banville cierran un panorama entre los grandes que se completa impecablemente con la constancia de Roca (Craig Russell o Elisabeth George), Navona y Ediciones B y los esfuerzos puntuales de Libros del Asteroide, Alba, Alrevés, Sajalin, Es Pop y otros. Todo esto sin olvidar a clásicos contemporáneos españoles (Juan Madrid, Andreu Martín, González Ledesma o Vázquez Montalbán) y extranjeros (Michael Connelly o Andrea Camilleri) que cuentan sus seguidores por decenas de miles y cada reedición como un éxito y a las nuevas voces (Carlos Zanón, Alexis Ravelo, reciente premio Hammett en Gijón, o Víctor del Árbol, entre otros) que tratan de ir más allá del género.

Los expertos coinciden en algo: esto no son los años ochenta, cuando la proliferación de títulos acabó por saturar el mercado. Ahora se ha creado una afición, que acude en masa a los grandes festivales como la Semana Negra, clausurada el pasado domingo, BCNegra o Getafe Negro y a otros más pequeños pero muy solicitados.