crítica | 10.000 noches en ninguna parte
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Mundos interiores

Un extraordinario Andrés Gertrúdix encarna al hijo de una madre problemática, de vitalidad voraz y autodestructiva

Lola Dueñas y Andrés Gertrúdix, en '10.000 noches en ninguna parte'.
Lola Dueñas y Andrés Gertrúdix, en '10.000 noches en ninguna parte'.

En una de las secuencias de esta película de tres escenarios —Madrid, París, Berlín— que podrían ser distintos ámbitos de una conciencia en fuga, el personaje de Lola Dueñas —amiga de infancia enigmáticamente rescatada del olvido y la invisibilidad— le dice al protagonista: “Me gustabas más cuando no eras tan valiente”. Palabras que, en clave inversa, podrían aplicarse al director de la película, Ramón Salazar, que, por lo menos a este crítico, le ha gustado ahora más que nunca: es decir, cuando más valiente y libre ha sido. No es fácil hablar de su tercer largometraje, 10.000 noches en ninguna parte,pues es una de esas películas que piden al espectador entrega incondicional y sugieren al crítico la pertinencia de no desvelar su misterio.

10.000 NOCHES EN NINGUNA PARTE

Dirección: Ramón Salazar.
Intérpretes: Andrés Gertrúdix, Lola Dueñas, Najwa Nimri.
Género: drama. España, 2013.
Duración: 113 minutos.

Entre el joven Franz Kafka y la patológica inmadurez del Joaquin Phoenix de Two lovers (2008), un extraordinario Andrés Gertrúdix encarna al hijo de una madre problemática, de vitalidad voraz y autodestructiva. Un montaje de corte acuático, felizmente alérgico a la dogmática de sujeto y predicado, mantendrá la acción en perpetuo movimiento entre ese presente asfixiante y un París de iniciación y descubrimiento —que también puede ser el territorio de la culpa— y un Berlín contemplado como Edén bohemio —quizá espacio del deseo cumplido o un limbo para corazones fracturados—.

Hay trazos algo autoindulgentes, pero el todo suma mucho más que sus partes.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS