crítica | río 2
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Ocho apellidos amazónicos

Se olvida (bastante) del universo humano para explotar a fondo el carisma de los mejores personajes de la saga

En Río (2011), el director Carlos Saldanha, uno de los puntales del estudio Blue Sky, formulaba una declaración de amor a su Brasil natal que se convertía en arma de doble filo: por un lado, servía un espectacular homenaje, coreográfico y sensualista, al segmento Aquarela do Brasil de la disneyana Saludos amigos(1942); por otro, presentaba una desastrosa y desganada colección de personajes humanos, indigna de su afortunado reparto animal, y caía en el folclorismo de parque temático (embelleciendo incluso las favelas). La secuela demuestra que Saldanha ha sido consciente de esas debilidades.

Río 2 se olvida (bastante) del universo humano para explotar a fondo el carisma de los mejores personajes de la saga y proponer nuevas incorporaciones tocadas por el ingenio y la expresividad exuberante: el trío de villanos que forman un oso hormiguero chapliniano, una rana supuestamente venenosa y coqueta y Nigel, el galán de culebrón caído y reconvertido casi en antagonista shakespeariano, es todo un hallazgo.

No obstante, la tendencia a explotar hasta la extenuación fórmulas narrativas de eficacia probada convierte a Río 2 en la segunda película —la otra es Ocho apellidos vascos— que, en la presente cartelera, reitera el modelo de Los padres de ella (2000). La forma, por suerte, vence aquí al fondo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS