crítica | La segunda mujer
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La opresión amable

En los dos personajes femeninos y en la habilidad de identificar focos de opresión encuentra la película su complejidad y su poder desestabilizador

Fotograma de 'La segunda mujer'.
Fotograma de 'La segunda mujer'.

Primer largometraje del austríaco de origen turco Umut Dag, La segunda mujer es una de esas películas que, como hacía La boda de Tuya (2006) en un contexto muy distinto, parecen desafiar, sin estridencias, algunas de las ideas recibidas que el espectador occidental aplica, con una inercia no del todo libre de paternalismo, sobre ritos, costumbres y protocolos sociales de otras culturas. En ambos trabajos se habla de matrimonios de conveniencia regidos por la pragmática de la gestión doméstica.

La película de Dag se abre con la celebración de una boda en un pueblo turco: lo primero que escucha el espectador son los suspiros, toses y náuseas de la madre del novio antes de unirse a los festejos. Los primeros minutos de La segunda mujer juegan a la falsa pista: la boda de la joven Ayse con Hasan es, en realidad, la tapadera que permitirá sacar a la chica de su pueblo natal para incorporarla a la rutina doméstica de su familia política en Viena, en calidad de segunda esposa del padre de su supuesto marido. Dag y su guionista se apresuran a abrir interesantes zonas de ambigüedad: Mustafa, el marido a la fuerza de la protagonista, lejos de una figura de poder, se revela un sujeto frágil, taciturno, frente a la determinación de Fatma, su primera esposa, que es quien ha orquestado la ceremonia para encontrar una sustituta que cuide de sus hijos cuando llegue su muerte anunciada.

Dag estructura su historia con fundidos a negro y elipsis temporales que, en ocasiones, encierran giros narrativos radicales no siempre elegantes. Fatma —una Nihal Kodas extraordinaria— será mano derecha, guía y constante fuente de afecto de Ayse —una también espléndida Begüm Akkaya— durante su tensa aclimatación en un entorno familiar hostil que la considera intrusa. En la amistad entre estos dos personajes y en la habilidad de identificar focos de opresión bajo formas amables encuentra La segunda mujer su complejidad y su poder desestabilizador.

La segunda mujer

Dirección: Umut Dag.

Intérpretes: Nihal Kodas, Begüm Akkaya, Vedat Erincin, Alev Imak, Murathan Muslu, Abdulkadir Tuncer, Aliye Esra Salebci, Ethem Saygieder.

Género: drama.

Austria, 2012

Duración: 93 minutos

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS