Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manzanares justifica su ausencia de Sevilla por solidaridad

El torero califica de "drástica y dolorosa" la medida y asegura que quien más va a sufrir la ausencia de Sevilla es él

josé María Manzanares en La Maestranza. Ampliar foto
josé María Manzanares en La Maestranza.

El diestro José María Manzanares trata de justificar su anunciada ausencia de la próxima Feria de Abril de Sevilla por solidaridad con los toreros que no han recibido un trato digno por parte de la empresa Pagés, que regenta la plaza de la Maestranza. Así, en un comunicado hecho público, el torero alicantino reconoce, primero, que no tiene queja alguna de los empresarios sevillanos, "pero también es cierto", afirma, "que varios de mis compañeros han sufrido un tratamiento irrespetuoso, injusto e irresponsable en lo personal y en lo profesional, con ejemplos tan recientes como las desafortunadas declaraciones del empresario". "Dadas estas circunstancias", prosigue, "me he sentido incapaz de mirar hacia otro lado ante tan injustificado ataque".

Como se recordará, cinco de las más reconocidas figuras del toreo actual - El Juli, Morante de la Puebla, Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante y el propio Manzanares- anunciaron recientemente su decisión de no anunciarse en los carteles de Sevilla mientras Eduardo Canorea y Ramón Valencia continúen al frente de la empresa en protesta por lo que consideran un trato irrespetuoso de los empresarios hacia los toreros.

Manzanares, que se ha hecho torero en la Maestranza, donde ha alcanzado algunos de sus más resonantes éxitos, y cuenta con el aprecio incontestable de su afición, se ha visto obligado a salir al paso ante algunas críticas surgidas a raíz de su decisión de no estar presente en la próxima Feria de Abril. Manzanares califica de "drástica y dolorosa" la medida adoptada, y asegura que "quien más va a sufrir mi ausencia en Sevilla voy a ser yo mismo"

A continuación, busca comprensión y clemencia con sucesivos piropos a la plaza ("la Maestranza es donde todos mis sueños se han hecho realidad, donde he sentido un infinito respeto y cariño por parte de la afición, donde, como muchas veces he dicho, hay que dar gracias a Dios por torear; solo con pensar en ella a cualquier torero se le enciende el alma; verte anunciado en sus carteles te incita a soñar con lo más hermoso del toreo"), y concluye que, a pesar de todo, "hay razones de peso, que no parten de un desacuerdo económico, por las que mis compañeros y yo hemos determinado no acudir a Sevilla".

"El toreo", termina el torero, "resulta de la interacción armónica entre la afición, la plaza, el toro y el torero; la falta de consideración hacia cualquiera de estos elementos creo que es una falta de respeto al toreo que no se debe consentir".