Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cortometraje ‘Aquel no era yo’, único representante español en los Oscar 2014

La obra del madrileño Esteban Crespo sobre los niños soldados es una de las cinco finalistas para la estatuilla en su apartado

El director Esteban Crespo, en un momento del rodaje de 'Aquel no era yo'. Ampliar foto
El director Esteban Crespo, en un momento del rodaje de 'Aquel no era yo'.

La primera nominación a los Goya le pilló tumbado en la cama. Así que para esperar la segunda se volvió a meter bajo las mantas, por si acaso funcionaba. Y funcionó, hasta el punto de que Aquel no era yo no solo fue nominado sino que se alzó con el cabezón al mejor cortometraje español de ficción de 2013. Normal, por tanto, que hoy Esteban Crespo (Madrid, 1971) se planteara acudir de nuevo a la cama. En juego estaban “palabras mayores”, como cuenta él mismo por teléfono. Sin embargo, finalmente el director escogió reunir a todo el equipo de la obra en un bar, el mismo donde celebraron el Goya. Poco cambia, porque el resultado final es otra celebración: la Academia de Hollywood ha anunciado que Aquel no era yo es una de las cinco finalistas para el Oscar 2014 al mejor cortometraje.

“Es una locura. Hemos quedado todos juntos y estábamos todo el rato actualizando las pantallas de los ordenadores”, relata un eufórico Crespo. De hecho, desde el de Hollywood el director no para de coger teléfonos y entrar en directo en la radio: “Todavía no lo he podido comprender ni disfrutar”.

Muy felices deben de estar, según Crespo, también unas cuantas ONG. La temática de Aquel no era yo, que retrata a lo largo de sus 25 minutos el drama de los niños soldados, fascinó a Amnistía Internacional y Save the children, entre otras organizaciones, que apoyaron el proyecto desde el principio y hasta lo proyectaron en varios colegios.

Hace un mes, con los dedos cruzados, Crespo contaba que el plan, si todo iba bien, era trasladarse cuanto antes a Los Ángeles. Los competidores son fuertes y el trabajo de promoción y lobby en los Oscar, ya se sabe, es casi igual de importante que hacer buen cine. “Sí, la idea es reunirnos ya mañana e intentar estar allí al menos a principios de febrero”, relata ahora el director.

Cuántos vayan, en cambio, depende del presupuesto y del trabajo de cada uno porque, claro, un mes en Los Ángeles es un mes sacrificado solo a una causa. Aunque de las importantes de verdad: “No sé si es una gran noticia para el cine español, pero sí lo es para el corto. Un amigo me decía que lo tenía clarísimo y que vamos a ganar el Oscar, porque la película es buena y porque ya le toca a España”. En efecto, unas cuantas han sido las nominaciones para el país en este apartado. Cero, sin embargo, las victorias. Todavía.

Más información