Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
galardones del cine europeo

‘La gran belleza’, de Paolo Sorrentino, toca el corazón de Europa

Pedro Almodóvar, premio de honor, llama a la resistencia ante un Gobierno “sordo e insensible” con los problemas de los ciudadanos españoles

Pedro Almodóvar, con su premio de honor.
Pedro Almodóvar, con su premio de honor. efe

La gran belleza, ese recorrido mágico por las calles y lugares más bellos de Roma, dirigido por Paolo Sorrentino, ha tocado el corazón de Europa. El filme se ha alzado con los más importantes premios -mejor película, director y actor para Toni Servillo, además del montaje- en la 26ª edición de la Academia de Cine Europea, celebrada en Berlín. La gran belleza, estrenada este pasado fin de semana en España, es el retrato más seductor y lúcido de lo que es la decadencia de una ciudad espléndida. Sorrentino no recogió sus premios al encontrarse invitado en el festival de cine de Marraquech. El otro gran premio, el de guion, fue para François Ozon por su película En la casa, basada en la obra de teatro del español Juan Mayorga El chico de la última fila. Pablo Berger y su Blancanieves, nominado en las categorías de mejor película y director, no tuvo suerte y se fue de vacío.

La gran belleza no pudo, sin embargo, con el magnetismo de Pedro Almodóvar, uno de los grandes protagonistas de la noche berlinesa, al recibir con todos los honores el premio por su contribución a la excelencia del cine europeo y ser objeto de atención durante toda la gala. El cineasta manchego, siempre un seductor en Europa, recibió el premio de honor de la 26ª edición de la Academia de Cine Europeo – el otro lo recogió la actriz francesa Catherine Deneuve-, aunque se quedó sin el galardón a la mejor comedia por Los amantes pasajeros, para el que estaba nominado. La noche empezó con las palabras que el presidente de la Academia de Cine Europeo, Wim Wenders, le dirigió en español al cineasta manchego, todo de negro, gafas incluidas, sentado junto a su hermano Agustín. “Caro Almodóvar, ¡cuánto me alegro de ver tu amable sonrisa entre nosotros esta noche!”.

Palmarés

Película: La gran belleza, de Paolo Sorrentino.

Director: Paolo Sorrentino por La gran belleza.

Guion: François Ozon por En la casa.

Actriz: Veerle Baetens por Alabama Monroe.

Actor: Toni Servillo por La gran belleza.

Comedia: Amor es todo lo que necesitas, de Susanne Bier.

Fotografía: Asaf Sudryu (Lemale et Ha’Hala).

Montaje: Cristiano Travaglioli (La gran belleza).

Dirección artística: Sara Greenwood (Ana Karenina).

Diseño de vestuario: Paco Delgado (Blancanieves).

Compositor: Ennio Morricone (La mejor oferta).

Sonido: Matz Müller y Erik Mischijew (Paraíso: fe).

Película de animación: The congress, de Ari Folman.

Premio revelación Discovery: Oh Boy, de Jan Ole Gerster.

Documental: The act of killing , de Joshua Oppenheimer.

Premio del público: La cage dorée, de Ruben Alves.

“Lo dudo, lo dudo, que tú llegues a quererme como yo te quiero a ti…”. La canción de Los Panchos sonaba en el escenario del Haus der Berliner Fiestpiele mientras la pantalla recordaba con imágenes toda la trayectoria del director español, que fue recibido por sus actores en el escenario -Elena Anaya, Rossy de Palma, Paz Vega, Leonor Watling, Blanca Suárez, Javier Cámara, Carlos Areces, Hugo Silva, Miguel Ángel Silvestre y Raúl Arévalo-, entonando la música de I'm so excited, de su última película Los amantes pasajeros. “We love you”, le dijeron todos al unísono, mientras el público de pie vitoreaba la presencia de Almodóvar, que recogió el galardón de honor de esta Academia de Cine Europeo. “Este es uno de los mejores lugares en donde he estado. Esta Academia ha sido muy generosa siempre conmigo y con todos los que han trabajado conmigo”, aseguró Almodóvar, ya sin gafas, que recordó a su madre, a sus vecinas de Calatrava y a su hermano Agustín, sin olvidar a Antonio Banderas, Carmen Maura, Marisa Paredes, Ángela Molina, presente en la gala, o Chus Lampreave, así como a la nueva generación de directores en España. “Le debo mucho a la educación que recibí de las conversaciones que escuché a mi madre y sus amigas” añadió el cineasta, que no se resistió a criticar en público duramente al Gobierno del Partido Popular. Almodóvar dedicó el premio a los ciudadanos españoles, “víctimas de un gobierno sordo e insensible a los problemas que estamos viviendo”. El cineasta terminó su discurso haciendo un llamamiento a la resistencia, aquella que aprendió de su madre y de las mujeres de su generación.

Bajo un Berlín nevado se celebró la ceremonia de los 26 premios de la Academia de Cine Europeo, en la que se estrenó como vicepresidente el productor español Antonio Saura, elegido en la asamblea matinal. Fue de nuevo la actriz alemana Anke Engelke la encargada de presentar una gala cómoda y blanda con la crítica situación que vive Europa, con una alfombra roja más glamurosa que en otras ocasiones, Kristin Scott Thomas o Diane Kruger, entre otras, y con una fuerte presencia del cine español -diez de los 24 presentadores de la ceremonia fueron españoles-. Además de Pedro Almodóvar y su clan, asistieron los directores Pablo Berger y Juan Antonio Bayona, así como la directora general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales, Susana de la Sierra.

Si había algún premio claro era el de mejor actor para Toni Servillo por su magistral interpretación en La gran belleza, de Paolo Sorrentino, en ese paseo por Roma de un periodista insatisfecho en el ocaso de su vida. A sus 55 años, Servillo, que ya ganó aquí el premio por su papel de Giulio Andreotti en Il divo, también dirigido por Sorrentino, fue parco en sus palabras. “Gracias Paolo”, le dijo al director. El galardón a la mejor actriz fue para la belga flamenca Veerle Baetens por Alabama Monroe, que narra la tragedia de una madre ante la pérdida de su hijo. En esta categoría estaba también nominada Naomi Watts por Lo imposible y la clara favorita Barbara Sukowa por su papel en Hannah Arendt. En la nueva categoría, mejor comedia, Los amantes pasajeros, de Almodóvar, fue derrotada por Amor es todo lo que necesitas, de Susanne Bier.

No por conocerse de antemano fue menos emocionante el premio al diseñador de vestuario –votado con antelación por un consejo directivo y no por los casi 3.000 miembros de la Academia- Paco Delgado por Blancanieves. Delgado recordó su primer encuentro con el director Pablo Berger y su asombro cuando este le dijo que la película sería en blanco y negro y muda. “En menudo lío me he metido”, pensó Delgado. Los que se vinieron con las manos vacías fueron la catalana Neus Ballús, al no conseguir el premio descubrimiento por La plaga, para el que estaba nominada, que fue a parar al alemán Jan Ole Gerste por Oh Boy, así como los cortometrajistas Sergio Oksman (A story for the Modlins) y Chema García Ibarra (Misterio).

Más información