Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Feria del Libro de Miami cierra tras la estela de autores estrella

Se consolida como la cita más importante de Estados Unidios. Mezcla la presencia de escritores de calidad con superventas

Los Príncipes de Asturias visitan el pabellón de España en Miami
Los Príncipes de Asturias visitan el pabellón de España en Miami EFE

Nada más clarificador de la naturaleza diversa de la 30 Feria del Libro de Miami que su debut y su despedida. El debut, el pasado domingo 17: presentaciones de la más reciente novela del autor estadounidense de best-sellers, Dan Brown, –Inferno-- y del primer tomo de la trilogía de memorias del Premio Cervantes 1999, el chileno Jorge Edwards, –Los círculos morados. En la despedida (domingo 24 de noviembre) que se desarrolló: el narrador dominicano-estadounidense Junot Díaz hablará de su más reciente novela –This Is How You Lose Her (Así es como la pierdes)—y una hora más tarde, el presentador de televisión cubano-estadounidense, Ismael Cala, lo hará acerca de su primer libro de autoayuda –El poder de escuchar. En medio de todo esto y a lo largo de la semana, los asistentes han disfrutado, entre otras, de las intervenciones del novelista Paul Auster, del poeta Richard Blanco, del periodista Lawrence Wright, del novelista gráfico Gene Yang, y de más de tres decenas de autores y promotores culturales de España que han asistido a esta edición de la feria como invitados de honor.

El de Miami es el festival de literatura más grande que se realiza en Estados Unidos, cada año, desde 1984. Y es también una alegoría de la propia ciudad: mitad babel, mitad verbena. El lugar donde anualmente se encuentran autores de todos los orígenes y temáticas que crean o publican en el país, en inglés y en castellano; donde se combina una semana de debates y dos días de feria callejera, con música y comida, y una oferta editorial generosa en volúmenes pero limitada en títulos y sellos de peso internacional.

La contundencia que faltó en la feria callejera –donde más de 200 vendedores ofrecieron clásicos, libros de segunda mano, música, autopublicaciones y estrenos— se ha concentrado en el programa de foros, lecturas y conversaciones que se desarrolló en los salones del Miami-Dade College, la institución que desde hace 30 años organiza y sirve de sede al evento. Allí, un total de 506 autores hablaron de su trabajo y debatieron junto a los lectores. Algunos de ellos, como el español José Ovejero (Premio Alfaguara 2013 por su novela La invención del amor), lo hicieron hasta en tres oportunidades, con igual dedicación cada vez. Otros evitaron conversar o responder preguntas, como fue el caso de Paul Auster que este sábado a mediodía, después de corregir la biografía de sí mismo que hizo la presentadora, leyó los fragmentos finales de su más reciente libro de memorias, Report from the interior (Informe desde el interior), y se largó del escenario.

Es por esa variedad de voces que esta feria ha logrado hacerse un espacio en la agenda nacional y ha contribuido, especialmente durante sus últimas ediciones, a moldear el nuevo rostro de la ciudad. “Todos sabemos cuál es la crítica que se le hace a Miami, pero la Feria del Libro ha recorrido un largo camino para cambiar a eso”, comentó Dan Brown durante el discurso inaugural del domingo 17. “Yo no hablo profesionalmente muy a menudo, pero cuando la Feria del Libro de Miami te pide celebrar su 30 aniversario, tú no dices que no”, dijo el autor.

En primera fila, donde media hora antes estuvo sentada la comitiva que acompañó a los Príncipes de Asturias en la apertura oficial de la feria, le escuchaban sus padres: él, profesor de matemáticas, y ella, organista de iglesia; ambos, confesó Brown, introdujeron al autor en los temas de los que se ocuparía luego en su obra: la religión, el espacio, lo infinito.