La aventura digital de Vetusta Morla

El grupo coproduce el videojuego para móviles ‘Los ríos de Alice’ Ha compuesto también la banda sonora

Un fotograma del videojuego 'Los ríos de Alice'.
Un fotograma del videojuego 'Los ríos de Alice'.

Las luciérnagas son traidoras. Sí, de acuerdo, también son preciosas e iluminan de romanticismo la noche. Pero, tras esa apariencia enternecedora, se esconden unas ladronas. Bien lo sabe la pobre Alice, que comete el error de fiarse y quedarse dormida. Mientras, las bombillas volantes aprovechan para robarle una reliquia familiar. De ahí que a todo videojugador con algo de corazón no le quede más remedio que acompañar a la niña en un viaje hacia el mundo de los sueños en busca de las cuatro luciérnagas y de sus secretos. Y de paso, escuchar la banda sonora que Vetusta Morla ha compuesto para la aventura gráfica Los ríos de Alice, disponible para móviles desde hace unos días.

De hecho, la banda coproduce el juego junto con Delirium Studios, la creadora de la aventura. “Soy bastante fan del grupo. Escuchando su disco Mapas empecé a imaginar un mundo y pensé en un juego. Les mandé una carta y me invitaron a quedar. Me la jugaba en una reunión con ellos”, cuenta Arturo Monedero, director creativo de la desarrolladora vasca de videojuegos indies. Así que para su todo o nada, se llevó un as en la manga: una cajita, llena de postales ilustradas de cómo sería el juego, que le permitió salirse con la suya.

“Nos quedamos enamorados. Planteaba un juego con una narrativa y una estética conectada con nuestro mundo, que surgiera a partir de nuestra música, pero que fuera algo distinto”, recuerda Juan Manuel Latorre, guitarra y teclado del grupo de Tres Cantos. Tanto que de su original visto bueno y cesión de un par de canciones, la banda acabó componiendo de cero los ocho temas que se escuchan en Los ríos de Alice.

Además, por mucho que Vetusta Morla no aparezca nunca en el juego, enigmas, personajes y lugares de la ruta onírica de Alice están basados en sus canciones y sus letras. Como Cenas ajenas, un tema de su segundo disco que habla de espiar de pequeños a los vecinos y que sirve de pretexto para uno de los acertijos que hay que superar.

Una veintena son, en concreto, los enigmas que propone Los ríos de Alice. Es decir, entre cuatro y seis horas de juego según el nivel del usuario, por 4,49 euros. ¿Mucho? ¿Poco? Lo cierto es que un peso pesado de las aventuras gráficas como Monkey Island se vende por 2,69. Pero Monedero aclara: “Nos planteamos la cuestión. Y pensamos que para un juego en el que hemos trabajado 15 personas unos dos años era un precio apropiado”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Sea como fuere, el juego está disponible en varios idiomas para exportar Alice y Vetusta Morla más allá de las fronteras hispanoamericanas. “Es una fórmula de promoción de la música, aunque quizás no debería ser la fundamental. En el fondo, ahora nos tenemos que meter en el estudio a grabar un disco a la manera de siempre, y luego tocarlo en directo como siempre”, explica Latorre. Será su tercer álbum. ¿Y cómo será? De momento, se sabe el nombre: La deriva. Lo demás, son acertijos.

Sobre la firma

Tommaso Koch

Redactor de Cultura. Se dedica a temas de cine, cómics, derechos de autor, política cultural, literatura y videojuegos, además de casos judiciales que tengan que ver con el sector artístico. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Roma Tre y Máster de periodismo de El País. Nació en Roma, pero hace tiempo que se considera itañol.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS