Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood: ‘Yes, we can’

La sombra de Obama alcanza a la industria de cine con el triunfo de ‘El mayordomo’

También llega hasta la elección de una afroamericana como jefa de la Academia

El cantante Usher y Kerry Washington, con Obama.
El cantante Usher y Kerry Washington, con Obama. Getty Images

Hollywood no cree en las coincidencias. Cuando la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood escogió su primer presidente negro, el nombramiento fue un momento para recordar. El hecho además de que Cheryl Boone Isaacs, experta en marketing, sea mujer convirtió la decisión en histórica. Pero después los Premios Emmy incluyeron entre sus candidatos a mejor actriz a una intérprete negra, Kerry Washington (por la serie Scandal), por primera vez en 18 años y todo ese movimiento se convirtió en una tendencia. Tendencia que tras el triunfo estos 10 días de El mayordomo en la taquilla estadounidense (sigue liderándola en su segunda semana en cartel con 38 millones de euros acumulados), película centrada en la historia de un mayordomo negro que trabajó durante 34 años en la Casa Blanca, se considera una realidad y hasta tiene nombre: el efecto Obama. Como asegura en The Wrap Sharon Waxmann, directora de esta publicación, es difícil vivir estos cambios y no pensar que la presencia de un presidente negro en la Casa Blanca haya servido de ayuda.

“Recientemente un periodista se me acercó y me dijo con orgullo que había votado a Obama. Que le votó, que sabía que había hecho bien y que después de ver El mayordomo se dio cuenta de que no solo estaba bien, sino que era lo justo”, comentó a EL PAÍS la presentadora, actriz, productora y empresaria —además de influyente figura pública— Ophra Winfrey. Su nombre aparece en el reparto de este filme (que se estrena en España el 4 de octubre) junto al de Forest Whitaker, un trabajo que dirige Lee Daniels y que tras colocarse al frente de la taquilla es uno de los primeros filmes de la temporada en los que resuena la palabra Oscar. Centrada en la evolución racial de Estados Unidos a través de su historia reciente, este éxito recuerda al que tuvo hace dos años otra producción multirracial, Criadas y señoras, por la que Octavia Spencer —también actriz afroamericana— ganó el Oscar a mejor actriz secundaria.

El mayordomo sigue una estrategia similar con un estreno veraniego, cuando el cine solo ofrece una programación de megaproducciones de acción dirigidas a los adolescentes. En cambio, el drama de Lee Daniels se ha ganado a un público por encima de los 35 años (un 76%), y mujeres en un 60%. En cambio, y aquí está la novedad, el porcentaje es más equilibrado en la etnia: solo un 39% de la audiencia era negra. Lo cual alegra a Daniels, porque él no se define como un director negro: “Me gusta que las historias de mi comunidad salgan a la luz. Y que sean contadas desde nuestra perspectiva. Pero por encima de cualquier cosa soy un cineasta. Alguien que admira por igual a Spielberg y a Almodóvar. Ellos son mis héroes”.

El mismo sentimiento de normalidad racial es el que tanto Cheryl Boones Isaacs como Kerry Washington quieren demostrar aunque, ambas demócratas, no pierden la oportunidad de atribuir los últimos logros a la presidencia de Obama. Como dijo Washington tras conocer su candidatura, lo importante no es su reconocimiento —es tan solo la cuarta actriz negra en la historia de estos premios a los que también aspiraron un día Cicely Tyson, Alfre Woodard o Regina Taylor—. “Lo que me enorgullece es vivir en un momento en el que una serie como Scandal, con una protagonista negra, puede tener éxito", declaró la actriz de moda tras su trabajo junto a Quentin Tarantino en Django desencadenado. Irónicamente su serie está centrada en la figura de una encargada de relaciones públicas de la Casa Blanca que tiene un lío con el presidente. Kelly tomó parte activa en la última campaña para la reelección de Obama: subió al escenario de la Convención Demócrata junto a Eva Longoria y a Scarlett Johansson para pedir el voto al actual presidente.

Washington va más lejos agradeciendo su candidatura no solo al clima sociopolítico actual sino al aumento de mujeres negras en puestos decisivos. Como es ahora el caso con Isaacs, la primer mujer negra al frente de una Academia conocida durante años como un club de hombres blancos peinando canas. “Es todo un logro, un privilegio y una fuente de inspiración. Eso es lo que quiero que sea para los demás como lo es para mí, una fuente de inspiración”, confesó sobre Obama la nueva presidenta de la Academia al ocupar su puesto.

El cartel original de la película 'El mayordomo'. ampliar foto
El cartel original de la película 'El mayordomo'.

Sin embargo, las cosas están lejos de ser idílicas. El porcentaje de blancos en la Academia sigue siendo del 94% y el de hombres, el 70%. Hollywood se llama liberal, abarrota cenas como la que organizó George Clooney hace menos de un año para recaudar fondos para la campaña electoral de Obama y disfruta jugando al golf con el presidente. Sin embargo, a la hora de la verdad el color que domina en su industria es el blanco. Y si hablamos de la sociedad, como recordó Daniels con tristeza, El mayordomo fue rodada antes de que George Zimmerman fuera declarado inocente del asesinato de Trayvon Martin. Curiosamente, en la película su protagonista dice: “Podía haber sido yo”, las mismas palabras con las que Obama respondió a la noticia de la absolución de Zimmerman. En el filme hacen referencia a la muerte de un chaval negro asesinado impunemente por un hombre blanco. “Yo lidio todos los días con el racismo”, asegura Daniels. Washington, más discreta, no lo dice así de claro. La actriz reconoce que el color, como el sexo, sigue siendo un factor relevante en Hollywood, pero también señala que en una industria como la suya desconoce las verdaderas discusiones racistas o sexistas porque llegado a ese punto ya la han discriminado. “Si uno habla de raza, es peligroso. Y si no hablamos de ello es igualmente peligroso”, añade la chica de Scandal.

La razón es obvia. Con ella, como con Isaacs, se menciona primero su color y luego sus logros. Como si la presidenta de la Academia hubiera logrado el puesto por ser negra en un año en el que la organización que entrega anualmente los Oscar no hace más que hablar de diversidad. O como si Washington tuviera más posibilidades de conseguir el Emmy al ser afroamericana. Todo influye, y el efecto Obama está ahí... pero como recordó el académico Murray Weissman a la prensa, Isaacs fue elegida por su vasto conocimiento de la Academia, ya que forma parte de la junta directiva desde hace 21 años. Y como añadió la presidenta, por mucho que se valore la diversidad, “la Academia seguirá premiando la excelencia”. Así que El mayordomo debe demostrar que es el mejor filme del año antes de llevarse el Oscar.