Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
cámara oculta

Con futuro

Ha aparecido en el festival de Locarno, fuera de concurso, un filme español, 'El futuro', que ha despertado la curiosidad

Un momento del rodaje de 'El futuro'
Un momento del rodaje de 'El futuro'

De sopetón ha aparecido en el festival suizo de Locarno, en una sección fuera de concurso que tiene el esperanzador título de Signos de vida, una película española, El futuro, que ha despertado lógicamente la curiosidad de los cinéfilos, ansiando ya su presentación en España. Su autor, Luis López Carrasco, procede del colectivo Los Hijos, cuya breve pero fértil experiencia ha sido repetidas veces homenajeada en festivales internacionales, y que podemos ver en Internet. El futuro,la primera película en solitario de su autor, está hecha con pocos medios como ya lo son casi todas las que ahora se hacen —“Es un cine de guerrilla” según él declara—, una película nacida de la desesperación. Parece paradójico que los signos de vida del festival de Locarno sean precisamente los de la desesperación o el desencanto, pero así están las cosas, y el cine español comienza a reflejarlo, frecuentemente, como en este caso, con películas que se han rodado sin alharacas publicitarias, casi en clandestinidad. Conviene echar un ojeada a cuanto se está haciendo de interesante en estas condiciones y el colectivo Los Hijos es una buena muestra de ello. Lo componen tres jóvenes —Javier Fernández Vázquez (Bilbao, 1980), Natalia Marín Sancho (Zaragoza, 1982), y el ya mencionado Luis López Carrasco (Murcia, 1981)—, empeñados en hacer un cine en los márgenes de la industria. Se ha dicho que “Los Hijos practican un cine que es a la vez pensamiento y cinefilia crítica, diálogo e irreverencia, subversión e independencia”. Buceando en Internet se descubre su trabajo. Puede comenzarse por www.margenes.org.

Puede que este cine alternativo no surja solo como consecuencia de las restricciones económicas sino como respuesta moral al desaguisado de nuestra época, desaguisado en el que tienen mucho que ver las decisiones del Gobierno respecto a la cultura. Lo dijo claramente el director del Museo Nacional del Teatro, Andrés Peláez, al recibir un homenaje en el torralbeño Patio de Comedias, donde también sin un duro se viene celebrando con éxito un festival anual de teatro y títeres. Concluyó Peláez su intervención asegurando con vehemencia: “La cultura es la señora de la casa, y Hacienda es su criada”. Pero no le van a hacer caso.

Más información