Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El caudillo de Suiza

El Festival de Locarno proyecta un documental sobre el líder político Christophe Blocher

Christopher Lee, Werner Herzog o Victoria Abril están entre los invitados más relevantes

Christophe Blocher junto al director del documental sobre su figura. Ampliar foto
Christophe Blocher junto al director del documental sobre su figura.

Es muy posible que el lector español no reconozca la cara de Christophe Blocher, pero es más que probable que sepa de las iniciativas que han hecho mundialmente conocido al “político más amado y detestado de Suiza”, tal como le presenta el festival de cine de Locarno.

Christophe Blocher es el líder del UDC / SVP (o Partido Popular de Suiza), la formación más potente del país con un 30% de votos. Su partido está detrás de la prohibición de construir minaretes en las mezquitas, aspira a limitar el derecho de asilo, quiere mantener al país helvético fuera de la UE y propone reglas draconianas con la inmigración, en particular la de origen musulmán y balcánico.

Penetrar en la psicología de este hombre, empresario hecho a sí mismo con una fortuna cercana a los 2.000 millones de euros, es el desafío que se planteó el realizador Jean-Stéphane Bron. El resultado de casi dos años de esfuerzos es L’Expérience Blocher, un documental que sigue al caudillo de Zúrich con un grado de proximidad inaudito. Bron filma sus constantes viajes en coche y mete (literalmente) su cámara incluso en el cuarto de hotel de Blocher, llegando a filmar a su esposa dormida. Un grado de transparencia difícil de conseguir en otras latitudes.

Según la prensa especializada, el mayor mérito del realizador es dar “una visión equilibrada de un político con el que no comparte ideas”. De hecho, L’Expérience Blocher es tan neutral que muchos espectadores comentaron decepcionados que esperaban una toma de posición más clara por parte de Bron, al tiempo que criticaron que “humanizara” al hombre que sueña con cerrar Suiza al mundo exterior. El diario Le Temps considera que la película es “una road movie psicoanalítica” que sirve más para entender a Suiza que al personaje retratado.

Estrellas en el Lago Maggiore

Como ya es habitual en el veterano festival suizo, varias estrellas se han acercado hasta la Piazza Grande respondiendo al llamado del nuevo director artístico, el ex periodista italiano Carlo Chatrian.

En esta edición, el honor correspondió a la veterana diva Jacqueline Bisset, al realizador alemán Werner Herzog, al georgiano Otar Iosseliani, al actor italiano Sergio Castellito y la española Victoria Abril, quien dio que hablar cancelando en el último minuto una charla con el público. La intérprete de Átame se acercó a Locarno para recibir un premio al conjunto de su carrera otorgado por una marca de champán de relumbrón. Pero sin duda, el que se llevó el gato al agua fue el legendario (y nonagenario) Sir Christopher Lee, quien sedujo al público suizo a base de carisma y saber estar.

Otra de las señas de identidad de Locarno es el ejercicio de memoria que realiza cada año presentando retrospectivas con lo mejor del séptimo arte. Este año, el elegido ha sido George Cukor, de quien se proyecta la casi integralidad de su obra.

Pero volviendo al cine de nuestro tiempo, llegando ya al final de la presente edición del Festival de Locarno puede decirse que las películas que han dado más que hablar han sido la americana Short Term 12, de Destin Cretton. El drama narra el cotidiano de un albergue para adolescentes en problemas y su lucha por conseguir algo de esperanza. La película fue recibida con ovaciones en la Piazza Grande y es parte del concurso internacional.

Otra obra destacada es Gabrielle, de la canadiense Louise Archambault. La cinta entra en el complejo universo de una historia de amor entre personas con un hándicap. El hecho de ser diferentes hará que deban luchar contra el sistema para poder vivir sus sueños. También supo hacerse con el favor del público la coproducción hispano mexicana Los insólitos peces gato, dirigida por Claudia Sainte-Luce, debutante en el largometraje.

El sábado se verá quien se lleva el Leopardo de Oro, galardón que a menudo ha premiado filmes áridos y con poco tirón popular. Películas cuya vida comercial ha comenzado (y terminado) en la bellísima Piazza Grande.