Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Pérez dimite como presidente de los productores de cine

El hasta hoy hombre fuerte de FAPAE asegura que su decisión no está relacionada con las informaciones que apuntan a una cuenta en un banco suizo compartida con Francisco Correa

La renuncia se ha producido en la última junta general de FAPAE antes del verano

Pedro Pérez, presidente de la FAPAE.
Pedro Pérez, presidente de la FAPAE.

Con la dimisión de Pedro Pérez, presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (FAPAE), que aglutina a todo el sector de la producción de cine y televisión, y la desaparición hace unos meses de la distribuidora Alta Films, la principal importadora de cine de autor, parece cerrarse en este final de temporada 2012/2013 toda una época del cine español.

Cuando fue reelegido en su cargo en 2011, Pérez ya avisó a algunos de los suyos de que no se veía acabando el mandato. Después del Festival de Cannes comentó a varios amigos que en verano dimitiría. Hombre formalista más que formal, ha aprovechado la última junta general de FAPAE antes de las vacaciones para renunciar, noticia que adelantó este diario en su edición digital. Llevaba como patrón de los productores desde 2003, y antes estuvo también al frente entre 1993 y 1997.

El asturiano ha dejado un legado remarcable, para bien y para mal: a inicios de este año la FAPAE se unió a PROA (Federación de Productores Catalanes) y a DIBOOS (Federación Española de Asociaciones de Productoras de Animación), con lo que actualmente agrupa a casi todos los productores españoles en un nuevo formato, la Confederación. Pérez ha logrado aglutinarlos a casi todos. Además, nunca ha tenido pelos en la lengua, y en numerosas ocasiones se ha convertido en el portavoz del cine español, cuando otros se arrugaban ante la mala imagen de la gran familia entre sus espectadores u otros problemas: Pérez ha logrado que FAPAE tenga mayor resonancia en los medios de comunicación que auténtico poder, ha usado sus dotes de negociador en los pasillos del Ministerio de Cultura o de la Academia de Cine. El cine español es un ecosistema cainita, en el que muchos hablan mal de otros y viceversa, y solo algunos como Pérez han establecido cierto consenso. Él mismo ha sido capaz de abroncar en público durante años a sus asociados porque se producían demasiados largometrajes en España, sin que por ello la Junta General de la FAPAE haya dicho nada: es más, en su despedida solo ha habido elogios.

Por su capacidad casi cardenalicia de negociación, Pérez ha estado detrás de los cambios normativos que cada gobierno ha impuesto al cine. Primero planteaba su protesta, luego se ponía a negociar. “Me siento muy orgulloso por la transformación estructural que hemos realizado en el sector audiovisual tanto en el cine como en la televisión. Han sido años fascinantes, como la noche en la que con Carmen Alborch redactamos una ley entera artículo por artículo ante la amenaza estadounidense en la negociación de los GATT, o cuando ves cómo esas transformaciones repercuten para bien en la industria. Sin aquellos ajustes, hoy la crisis nos habría golpeado aún más”.

En cambio, su pulso con Cristóbal Montoro ha acabado en fracaso. Pese a ser considerado como un hombre cercano al PP, Pérez ha venido denunciando con dureza la actitud de actual Gobierno y en concreto la del ministro de Hacienda en lo relativo al IVA del 21% aplicado a las salas de cine. “¿Frustrado por no haber cambiado el ivazo? Puede. Me parece una medida irracional de un Gobierno con el que por otra parte hemos colaborado en la FAPAE en otras muchas cosas; no me duelen prendas en señalar al ministro Cristóbal Montoro. Solo espero que mi sucesor sume como su primer éxito la reducción de ese IVA a niveles europeos”, confesaba Pedro Pérez tras su renuncia.

Esa cercanía al PP le ha causado otro disgusto. Algunas fuentes apuntaban a que su decisión venía condicionada por la aparición de su nombre en una cuenta suiza junto al de dos imputados en la trama Gürtel. “Si he retrasado mi dimisión es para que esta decisión no se vinculara con esas noticias”, contaba al mediodía Pérez, que rechaza cualquier relación con el caso. El nuevo presidente será por ahora el actual vicepresidente de la junta, Joxé Pórtela, cabeza de los productores vascos, que liderará la federación hasta las elecciones que se celebrarán a finales de este trimestre.

Con anterioridad, Pedro Pérez había sido consejero fundador del diario El Mundo, fundador del Mercado Iberoamericano de la Industria Audiovisual (MIDIA) y primer presidente de Vía Digital, así como director general corporativo de Comunicación y Relaciones Institucionales de Telefónica entre enero y septiembre de 1999, y consejero de Antena 3 Televisión.

Gran usuario de las redes sociales —es uno de los grandes agitadores del cine español en Twitter—, entendió como pocos la importancia de la lucha contra la piratería a través de una buena oferta legal: Alex de la Iglesia, cuando como presidente de la Academia intentó unir a los sectores del cine en esta batalla —lo que acabó con su dimisión y la famosa ley Sinde—, siempre ha evocado la inteligencia de Pérez en aquellos momentos.

El cine español pierde a un portavoz de fuste y a un excelente negociador. Y lo pierde en el peor momento de su historia reciente.

Más información