Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cantera de los talentos del séptimo arte

En esta edición María Valverde, Alex de la Iglesia y Antonio Resines han sido los homenajeados

La fiesta del cine continúa hasta el domingo con los 27 mejores cortometrajes valencianos

De izquierda a derecha, Rossy de Palma, Loles León, Marisa Paredes, María Barranco, Pedro Almodóvar, Bivi Andersen, Miguel Bosé y Manuel Banderas.
De izquierda a derecha, Rossy de Palma, Loles León, Marisa Paredes, María Barranco, Pedro Almodóvar, Bivi Andersen, Miguel Bosé y Manuel Banderas.

El actor Paco Rabal (1926- 2001) era un hombre con retrase y socarrón. Lo que no había previsto los organizadores del Festival L`Alfàs del Pi en 1989, su segunda edición, es que desapareciese. La jornada fue una locura para todos. Trataron de localizarle en hoteles de la ciudad, en los bares, restaurantes. Era imposible dar con él. Habían preparado conferencias con Rabal y el protagonista no estaba. Entabló amistad con el chófer que lo transportaba por la ciudad y se fue a comer a su casa. La historia es una más del anecdotario de los 25 años de la muestra de cortometrajes, que dirige Juan Luis Iborra desde su apertura.

Desde sus inicios en 1988, Alicante se transforma en estas fechas en una ciudad de cine. En sus calles es habitual darse de bruces con los personajes que uno encuentra en la gran pantalla: Francisco Rabal, Pedro Almodóvar, Carlos Saura o Marisa Paredes… Siempre es posible que la señora que se está haciendo los rulos en una de las peluquerías de la zona se tope con celebridades como Carmen Maura horas antes de la gala. “Eso es lo especial de L`Alfàs del Pi, que los habitantes lo viven como una auténtica celebración. Y es esto es lo que hace a este festival distinto. Los actores y directores se mezclan con el público” agrega Iborra por teléfono.

El Festival L`Alfàs del Pi cumple su primer cuarto de siglo haciendo realidad los sueños de jóvenes cineastas. En la década de los ochenta y noventa, Daniel Sánchez Arévalo, que ha recibido un importante número de condecoraciones, entre ellas, tres premios Goya por la película Azúl oscuro casi negro; Juan Manuel Bajo Ulloa, galardonado con un Goya a la mejor guion original por Alas de mariposa; y Álvaro Fernández Armero, que debutó en 1992 con el corto de ficción El columpio que mereció un Goya, algunos grandes del filme español, con años 20 de edad pisaron la alfombra roja del cine Roma de L`Alfàs del Pi en busca de una oportunidad.

...es un reconocimiento a la gente que lleva trabajando bastante tiempo en el cine y agradezco que me recuerden por ello

Antonio Resines

Un certamen que cada año premia además a directores y actores por su trayectoria cinematográfica. En esta edición María Valverde, Alex de la Iglesia y Antonio Resines han sido los homenajeados con el faro joven, el faro de plata y el faro homenaje. En 1988, José Luis López Vázquez y Verónica Forqué fueron los primeros en agradecer al público tal reconocimiento.

Antonio Resines estaba encantado con su homenaje. “Primero, porque es un festival que toma en cuenta el género de la comedia, que me encanta; y segundo, porque es un reconocimiento a la gente que lleva trabajando bastante tiempo en el cine y agradezco que me recuerden por ello”. En la sesión inaugural se proyectó La vida alegre (1987). Un éxito en taquilla donde Resines actuó.

La fiesta del cine en Alicante continúa hasta el domingo con los 27 mejores cortometrajes valencianos producidos entre 1987 y 2012, — los temas realizados entre 2012 y 2013 son la vejez y el alzheimer—y otros 25 largometrajes tales como: Los mundos sutiles de Eduardo Chapero Jackson, Stockolm (2013) de Rodrigo Sorogoyen, El universo de Railowsky de David Molina Pérez y Rafael Casany. En la primera edición se presentaban a concurso 70 cortos, y en este han sido 226, de estos, 20 optan por el primer puesto que recibe 5.000 euros; el segundo, 2.500 euros; y el tercero, 1.500 euros.

A finales de los ochenta, los organizadores solo contaban con el espacio de cine Roma de L`Alfàs del Pi y un equipo de al menos 20 personas. Hacían de todo. De porteros, personal de taquilla, relaciones públicas o decoradores, sin recibir un euro. “Trabajamos por placer y amor al cine”, explica Iborra que a lo largo de los 12 primeros festivales fue el único de los organizadores que había estudiado cine. “Tuvimos mucha suerte. Siempre nos han apoyado mucha gente del séptimo arte. Ya en el segundo año tuvimos como invitado a Francisco Rabal, y esto supuso un gran impulso para darnos a conocer en España. En la séptimo edición, Pedro Almodóvar aceptó nuestra invitación para hacer entrega de uno de los premios. En las siguientes hemos tenido el honor de recibir a Carlos Saura, Marisa Paredes, Gonzalo Suárez e Imanol Arias”, dice.

Al ser Alicante un sitio turístico, las administraciones, tanto local como el ayuntamiento, la Comunidad Valenciana y la Diputación han respaldado el certamen como una excusa para promocionar esta localidad costera. “Desde que el festival llega a Alicante la ocupación hotelera sube hasta un 90%, y dura durante todo el periodo de vacaciones”, según Paola Segura, concejala de turismo de L`Alfàs del Pi. Todo el tráfico del casco antiguo de L`Alfàs del Pi es cortado y queda convertido en un sitio peatonal para que la gente pueda estar por el centro. Alrededor de 20 bares de la zona se benefician de esta iniciativa.

Más información