Editores y escritores reivindican la bajada del precio del libro digital

Autores y editores plantean en la Feria del Libro de Madrid las estrategias urgentes para frenar la caída en las ventas de libro y combatir la piratería

Libro electrónico de la compañía estadounidense Amazon.
Libro electrónico de la compañía estadounidense Amazon. EFE

Abaratar el precio de los libros digitales, exigir medidas legales contundentes para combatir la piratería, concienciar a los lectores sobre la importancia de los derechos de autor y reducir el IVA por parte del Gobierno. Estas son algunas de las estrategias con las cuales el sector editorial de España quiere frenar la caída de las ventas (casi un 40% desde 2008) y ponerse al día en los cambios propiciados por las tecnologías emergentes que han obligado a una reconversión del sector. Ideas que se han repetido en diferentes escenarios en los últimos meses y que han sonado con fuerza en la 72ª Feria del Libro de Madrid a través de la mesa redonda En defensa de la creación. La Federación de Gremios de Editores de España organizó este evento en el que participaron Nuria Cabutí, consejera delegada del gigante editorial Random House Mondadori, Lorenzo Silva, ganador del Premio Planeta de 2012 por su novela La marca del meridiano, Luis Solano, editor de Libros del Asteroide, y la autora Paloma Bravo.

Cada vez que veo un libro electrónico a 14 euros se me abren las carnes. Así se incentiva la ilegalidad y la delincuencia" Lorenzo Silva

La petición de editores, escritores y libreros, dirigida al Gobierno y a los lectores, se produce con el ruido de fondo de las denuncias del Gobierno francés y los libreros británicos a la multinacional Amazon -acusada de competencia desleal- y el llamamiento que ha hecho la Fundación Alternativas sobre la necesidad de ser digitales para ser exportables. Nuria Cabutí se refirió a ello y ensalzó el modelo editorial español: “España es un país innovador en cuanto al impulso del libro digital. Los niveles de ventas crecen al ritmo de Alemania”. A ello se suma el nuevo portal digital de los libreros presentado por CEGAL con el cual pretenden recuperar el tiempo perdido.

Los cuatro conferenciantes reconocieron que, además de la acción contundente de las autoridades contra la piratería, es necesario abaratar los precios para que sean accesibles al lector en tiempos de crisis. Actualmente el libro digital tiene un 21% de IVA, mientras el libro tradicional tiene un 4%. Según Cabutí, "la industria editorial tiene voluntad de ofrecer estos contenidos a unos precios más bajos y los está ofertando. Estamos en la tarea de conseguir ofertar nuestros libros a precios más accesibles a todos los lectores”. Luego recordó que también es necesario concienciar a las personas, "que sepan que sin su ayuda este sector no puede mantenerse. Mucha gente piratea por costumbre, porque lo hace todo el mundo y porque ni siquiera es consciente de que es ilegal", comentó la consejera delegada de Random House, mencionando los datos de una muestra realizada por el Observatorio de Piratería y Hábitos Digitales. A la pregunta de “¿por qué piratea?” la mayoría de los encuestados respondió: “No pago si puedo obtenerlo gratis”, “son contenidos efímeros”, “no hago daño a nadie” y “no perjudico a ninguna industria”. “Necesitamos involucrar en esta lucha a políticos valientes y con visión porque la clave está en reforzar la base educativa y para ello es imprescindible la complicidad del Gobierno y las escuelas”. Cabutí también añadió que la subida del IVA en el libro digital “no facilita las cosas a nadie” e hizo hincapié en el impulso que el mundo editorial está dando al eBook y al abaratamiento del libro.

Una nueva propuesta de portal digital

La Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) presentó el jueves en el Pabellón Banco Sabadell de la madrileña Feria del Libro su nuevo portal digital. Según su presidente, Juan Manuel Cruz, “se ha modificado sustantivamente la arquitectura de la página web para que resulte viva, ágil y adaptada a todas las necesidades”. En el mismo acto, CEGAL presentó una herramienta, en fase de desarrollo, que permitirá acceder a los datos ofrecidos por 300 librerías españolas y que representan entre el 18 y el 20% del mercado español del libro. Permitirá realizar consultas sobre las ventas y stocks cruzando diversos criterios: puntos de venta, zonas geográficas, fecha, materia, editoriales y títulos vendidos en el mismo ticket de venta.

La nueva herramienta estadística estará lista el próximo mes de octubre. Para entonces, los libreros confían en haber cerrado el acuerdo con nuevos puntos de venta y grandes cadenas, lo que permitirá obtener “un caudal de datos importantísimo –no manipulado, ni manipulable– que se pondrá a disposición de todos los agentes de la cadena del libro a un precio asequible”. La vocación de la CEGAL es, en palabras de su presidente, Juan Manuel Cruz, que “esta sea la verdadera herramienta informática del sector del libro”.

Lorenzo Silva destacó “la lengua castellana como el principal activo de este país” y aseguró que si bien los políticos tienen parte de la culpa de que no terminen de despegar las ventas por culpa del alto precio, la responsabilidad principal es de los editores: "Deberíamos ponernos las pilas, espabilar y bajar los precios como sea. Cada vez que veo un libro electrónico a 14 euros se me abren las carnes. Así se incentiva la ilegalidad y la delincuencia. Todos sabemos que se roban más diamantes que patatas. Esta batalla la ganaremos por persuasión, no por represión". Por otra parte, el escritor afirmó que lo verdaderamente dañino no es el usuario que copia, sino la piratería masiva: "Hay que centrar los esfuerzos en perseguir a quienes desbaratan el mercado y expolian la propiedad ajena con conductas devastadoras. Lo más perjudicial es la copia masiva, las páginas y los servidores en los que se cuelgan bibliotecas. Y esas páginas ilegales siguen apareciendo en Google”. Silva también mencionó la marginación de los escritores noveles por parte del mundo editorial: “Los únicos que tienen editor son los autores de best sellers, el resto se ve condenado a la autoedición”.

El editor Luis Solano, fundador de Libros del Asteroide, también se sumó a las críticas al Gobierno: “Los editores y escritores no tenemos un estado que nos proteja, estamos completamente desamparados ante las prácticas ilegales”. Solano se refirió a "esos supuestos libertarios de Internet que piensan que están atacando al poderoso cuando en realidad perjudican a los pequeños creadores y nos dejan indefensos". “Prefiero que la gente lea gratis a que no lea”, añadió Paloma Bravo, autora de títulos como La novia de papá (2010) o La piel de Mica (2013), ambos en Plaza y Janés. “Quisiera eso sí, que los que piratean libros se dieran cuenta del daño que nos hacen a los escritores”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS