Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
‘IN MEMORIAM’

Ludmila Sinianskaia, puente entre Rusia y España

Realizó una ingente tarea de traducción al ruso de algunos de los grandes autores de la literatura contemporánea en lengua española

Ludmila Sinianskaia fue una traductora que realizó una ingente labor difundiendo entre el público ruso algunos de los principales autores contemporáneos de lengua española. Por sus manos pasaron las más importantes obras de García Márquez, Carpentier, Vargas Llosa, Neruda, Cortazar, Otero Silva, Onetti, Borges, Vázquez Montalbán, Buero Vallejo, Goytisolo y otros muchas figuras de la literatura contemporánea. Sus versiones han popularizado y dado a conocer entre los millones de lectores en lengua rusa lo mejor de la literatura española y latinoamericana, con tiradas de millones de ejemplares.

Nacida en Moscú, hija de un militar, tras la II Guerra Mundial Sinianskaia se especializó en Filología Románica en la universidad de su ciudad natal. Se casó con el periodista recientemente fallecido Juan Cobo, que había sido uno de los 3.500 niños españoles acogidos por la URSS durante la Guerra Civil. La labor de difusión de la imagen de España realizada por Juan Cobo y Ludmila Sinianskaia durante cuarenta años, ella como introductora magistral de la literatura y la cultura española y latinoamericana, y él como corresponsal y polemista que describía para el público ruso la realidad española de forma realista y profunda, ha tenido una importancia fundamental. Gracias a ellos, Rusia conoce mucho más profundamente la realidad y la cultura españolas.

Ambos tuvieron siempre además la preocupación por preservar la memoria de aquella generación de españoles que desde su exilio en la URSS y desde su presencia en España intentaron dar vida a esa historia común. Su labor ha permitido que importantes testimonios históricos pasen a archivos públicos tanto en Rusia como en España.

En 1991, el matrimonio se instaló en Valencia y posteriormente en Alcossebre, donde Sinianskaia falleció el pasado 20 de abril a los 80 años. Sinianskaia era un verdadero referente moral, una persona solidaria que siempre tuvo la virtud de anteponer los problemas de los demás a sus propias preocupaciones.

Juan Barceló es vocal de la junta directiva del Archivo Guerra y Exilio.