Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
26ª FERIA DEL LIBRO DE BOGOTÁ

La literatura del mundo vence al diluvio en Bogotá

Más de cien autores de unos veinte países pasan por una cita que ha debatido sobre la creación

La cita literaria cierra hoy sus puertas

El escritor francés Jean-Marie Gustave Le Clézio, premio Nobel de Literatura 2008, en la Feria del Libro de Bogotá. Ampliar foto
El escritor francés Jean-Marie Gustave Le Clézio, premio Nobel de Literatura 2008, en la Feria del Libro de Bogotá. EFE

¡Ssssshhhh…! A este estruendoso sonido del dicho colombiano de Abril lluvias mil, ¿o diez mil? que se ha cumplido este año al pie de la letra en Bogotá, se ha sumado el de Abril libros y voces mil. La edición 26ª de la Feria Internacional de Libro de Bogotá, Filbo, que termina hoy, convocó a más de cien autores de una veintena de lenguas y países. Desde el Nobel francés J. M. G. Le Clézio hasta el holandés Cees Nooteboom, pasando por los latinoamericanos y españoles y los portugueses como invitados especiales.

Dos semanas de peregrinación, bajo intermitentes lluvias torrenciales que remontaron los Andes desde la Amazonia, de narradores, poetas, ensayistas, ilustradores, caricaturistas y periodistas, cuyas voces han creado una biblioteca oral sobre el arte de la creación, de su proceso y el estado de la literatura; y alguna que otra opinión sobre la situación del mundo y Colombia. Millares de niños y adultos, que bajo las lluvias diluvianas con truenos y relámpagos, escucharon ideas y frases como la siguientes.

En Europa hay ideas fijas, y no se dan cuenta de que la identidad es múltiple

Le Clézio

J. M. G. Le Clézio: “En Europa hay ideas fijas, y no se dan cuenta de que la identidad es múltiple. No hay un francés típico, sino que cada ser humano es único y es el resultado de la mezcla de muchas influencias”. “La realidad está dentro del ser humano. La literatura es la respuesta a esa realidad”. “Hay que hablar y escribir para que la paz sea posible en Colombia”.

Se escribe literatura a partir de un conflicto. En mi caso, fue la incomodidad con la realidad

Juan José Millás

Cees Nooteboom: “El gusto cambia, se modifica con los años, así es que el camino de la literatura y de la poesía se descubre con ese paso del tiempo. En mi formación son claves mis años juveniles donde están poetas como Rilke y otros neerlandeses; más adelante llegarían latinoamericanos como Vicente Huidobro y César Vallejo, que no es nada fácil, y claro, Wallace Stevens”.

Piedad Bonnett: “Después de haber hecho poesía, narrativa, ensayo y teatro puedo decir que el más gratificante de estos géneros es la poesía por sus efectos inmediatos. Al hacer los poemas puedo evaluarlos de manera más rápida, ver si funcionan, si en realidad transmiten lo que he pretendido. Los otros géneros son más esclavizantes, te condenan a estar pendientes todo el tiempo”.

Peter Stamm: “Internet y las tecnologías emergentes son los medios perfectos para compartir la literatura y llegar hasta donde no hay librerías. Estos elementos no son una amenaza para el futuro de la novela y la literatura, al revés. No creo que cambien la necesidad histórica del ser humano de escuchar historias, lo que hoy serían novelas, con lo cual la lectura estaría garantizada y diversificada”.

Juan José Millás: “Los reportajes son una prolongación de mi labor como escritor. Lo llamamos periodismo porque somos aficionados a poner etiquetas”. “Se escribe literatura a partir de un conflicto. En mi caso, fue la incomodidad con la realidad lo que me empujó a escribir. Ese fue mi conflicto, el impulso para hacer literatura”.

Satoshi Kitamura: “Los animales pueden representar al hombre, por eso mi trabajo de ilustrador se centra en ese aspecto. Aunque prefiero a los animales menos predecibles y me centro en las relaciones de las personas consigo mismas, antes que con los demás. Me gusta, busco, que mis pequeños lectores se sientan inspirados y por eso busco crearles un mundo donde quieran estar un poquito más”.

Günther Wallraff: “Disfrazarse para conseguir una información y denunciar injusticias, por ejemplo, como he hecho yo tiene límites y uno de esos es el ámbito de lo privado. Yo defiendo a los más débiles frente a los poderosos. Yo sigo haciendo inmersiones en situaciones que considero que deben ser públicas pero saco todo a la luz porque a veces los empresarios o funcionarios se enteran de que va a salir la información y solucionan la injusticia. Debo decirles, además, que a pesar de mis años aún no he pensado en retirarme porque siento que debo seguir ayudando. Además, estos roles en los que me meto son un gran esfuerzo pero también, un ejercicio de relajación”.

Siete escritores e ilustradores que garantizan el futuro de la creación literaria y miles de visitantes en la Filbo, sin miedo a que el cielo se viniera abajo en forma de agua, que dan esperanzas a la lectura. En un día de puertas abiertas, por ejemplo, llegaron 23.000 personas, muchas de ellas interesadas en el pabellón de Portugal. El próximo año el protagonismo lo tendrá Perú.