Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Resistencia creativa frente al IVA

Mariano Barroso convierte la serie ‘Todas las mujeres’ en una película

Se presenta en el festival del cine de Málaga

Los actores Eduard Fernández, Nathalie Poza (derecha) y Marta Larralde, durante la presentación de 'Todas las mujeres' en Málaga. Ampliar foto
Los actores Eduard Fernández, Nathalie Poza (derecha) y Marta Larralde, durante la presentación de 'Todas las mujeres' en Málaga. EFE

Ha sido una de las sorpresas felices del certamen malagueño. Cómo hacer mejor y más atractiva una historia de hace años. Cómo lograr que una interpretación fluya sin parones, que te embargue la emoción de ese hombre miserable y tierno, mentiroso y adorable que interpreta Eduard Fernández en Todas las mujeres, que se ha presentado en la sección oficial del festival de Málaga fuera de concurso. Mariano Barroso ha devuelto a sus orígenes de cine la serie que rodó en 2010 para la cadena TNT. Todas las mujeres nació como idea para una película, se hizo serie –seis capítulos de media hora cada uno- y finalmente ha vuelto a ser película. La mejoría es innegable. Tras su paso por el Festival de Málaga, salas llenas, risas y aplausos finales, el director confía en poder encontrar una distribuidora para que el filme se vea en las salas, el formato para el que fue concebido. De momento, Barroso, que nunca renunció a hacer un largometraje con el material de Todas las mujeres, está más que satisfecho. “No es que la película sea la serie alargada, es que la serie era una película alargada”, señala el realizador, que ayer por la noche pudo comprobar la reacción del público en directo en un pase en los cines Albéniz de la ciudad. Eduard Fernández, un veterinario sobre el que descansa toda la película, se enfrenta a lo a largo de hora y media a seis mujeres, su amante, su ex mujer, su madre, su psicóloga, su compañera, su ex novia o su cuñada, que han significado algo en su vida. Las actrices que dan réplica a un Eduard Fernández impresionante son Michelle Jenner, Nathalie Poza, Petra Martínez, María Morales, Marta Larralda y Lucía Quintana.

El tijeretazo ha logrado su objetivo. Barroso se ha guiado por la famosa frase, -“no se interrumpe una emoción”- de Federico Fellini para hacer este nuevo montaje de su trabajo, al que se le ha añadido música, especialmente compuesta por Ray Marhuenda. “La historia sigue vigente”, se defiende de la decisión el realizador, “pero, sobre todo, lo que yo buscaba era que se viera el trabajo impresionante de interpretación que hacen Eduard y las seis actrices. Es en el formato compacto y continuado de hora y media donde se van desvelando todas las capas que componen el personaje de Eduard. Muchas veces no queda más remedio que interrumpir una emoción, y hay ejemplos en grades series, pero la emoción que maneja con esa ironía Eduard a lo largo de toda la película se va alimentando, acumulando tensión. Si eso se diluye, todo pierde en intensidad”.

Esta vuelta de tuerca a la película es algo así como una búsqueda de nuevos recursos creativos en estos momentos de incertidumbre a los que se ha lanzado a degüello Mariano Barroso. Con un guión y unos buenos actores todo se puede hacer. Y la demostración no solo está en Todas las mujeres, también en la última aventura teatral que ha dirigido el realizador, Recortes, junto a Alberto San Juan y Nuria Gallardo, y que tras su éxito en Madrid está de gira por toda España. “Son proyectos que nacen de la necesidad. Aún en la peor de las situaciones hay que tirar de la ironía para sacar a flote toda la creatividad, que es el arma a la que nunca podemos renunciar. Por mucho que nos suban el IVA siempre tendremos a los grandes actores, eso es con lo que no cuentan los que nos quieren castigar. No saben que cuanto más suba el IVA mayor será la resistencia artística. La alegría creativa no tiene barreras. A pesar de todo lo que nos está pasando hay mucha gente que tira para adelante. Ahora nos damos cuenta de la democratización del cine, que con una pequeña cámara uno puede hacer lo que quiera porque siempre encontrará actores con ganas de trabajar en su oficio”.

El próximo escalón de Todas las mujeres es el encuentro de una distribuidora que compre la película. No podrá ser Alta Films, la empresa de Enrique González Macho que ha anunciado su cierre y con la que siempre ha trabajado Barroso, pero alguna habrá, confía su director. De momento, ya ha sido solicitada por varios festivales internacionales.

Más información