_
_
_
_
_
crítica de 'jack el caza gigantes'
Crónica
Texto informativo con interpretación

Vigencia de la (gran) fantasía

En este filme de Bryan Singer hay personajes de un solo trazo, pero ese trazo les dota de identidad y carisma: se ve a los actores

Nicholas Hoult, en la película.
Nicholas Hoult, en la película.

El cuento de Jack —Periquín, en las versiones en castellano— y las habichuelas mágicas había inspirado una deliciosa adaptación disneyana protagonizada por Mickey Mouse en uno de los largos menores del canon disneyano —Las aventuras de Bongo, Mickey y las judías mágicas (1947)—, veinte años antes de servir de fundamento al intento, un tanto ratonero, del productor Edward Small de parasitar el éxito de Simbad y la princesa (1958), con el mismo director y los actores Kerwin Matthews y Torin Tatcher, pero sin el factor clave de ese hito de las aventuras fantásticas: el creador —y poeta— de los efectos especiales Ray Harryhausen. Jack the giant killer (1962), de Nathan Juran, no merecía pasar a la gran historia del cine popular, pero, en unos tiempos en que la imaginación parece instrumentalizada por la cultura de la franquicia, es inevitable recordar su ingenuidad con cierta nostalgia: el perfecto material para una de esas añoradas sesiones de tarde televisivas de los sábados.

JACK EL CAZA GIGANTES

Dirección: Bryan Singer.

Intérpretes: Nicholas Hoult, Eleanor Tomlinson, Ian McShane, Ewen Bremner, Eddie Marsan, Bill Nighy.

Género: fantasía. EE UU, 2013.

Duración: 114 minutos.

Quizá Bryan Singer también sienta cierto afecto por ese título menor del cine fantástico juvenil de los sesenta, porque su versión del asunto parece mirar atrás: a unos tiempos en que el sentido de la maravilla lograba imponerse a ciertas precariedades de producción, antes que a un presente donde el supuesto asombro digital ahoga toda vida y toda chispa en las ficciones diseñadas para el gran público. Jack el caza gigantes no inventa nada e incluso recurre en su introducción a unos fragmentos de animación digital bastante espantosos, pero no tarda en afirmar su singularidad entre tantas rutinarias y reiterativas lecturas contemporáneas del legado de los cuentos infantiles.

En Jack el caza gigantes hay personajes de un solo trazo, pero ese trazo les dota de identidad y carisma: el hecho de que Ian McShane, Ewen Bremner, Eddie Marsan, Bill Nighy, Stanley Tucci y Ewan McGregor parezcan niños disfrutando del recreo más caro del mundo —y no actorazos lidiando con un marrón alimenticio— sirve a un conjunto narrado con eficacia, que apuesta por el movimiento perpetuo —no hay tiempo muerto en este viaje— y que matiza su imaginería torva con un sentido del humor, elemental, que no necesita recurrir al tan socorrido guiño cómplice.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_