Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un filón editorial

En España ha vendido cerca de 500.000 ejemplares de sus obras

En marzo aparecerá '¡No os rindáis'', sobre sus reflexiones acerca de la crisis española

Stéphane Hessel, en París en 2011.
Stéphane Hessel, en París en 2011. Afp

Un poco de la misma suerte eterna que le salvó la vida consecutivamente de los campos de exterminio de Buchenwald, Rottleberode y Dora, la tuvo también Stéphane Hessel con sus libros. La trayectoria editorial del hasta ahora único redactor vivo que quedaba de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se hizo, paradojas de la vida, verdaderamente global a sus 93 años, a partir de diciembre de 2010, cuando publicó en Francia apenas 34 cuartillas, de título tan breve como contundente: ¡Indignaos!, que alcanzará raudo en su país los tres millones de ejemplares vendidos y la traducción a más de 30 países.

En España, en apenas un año, el que va de febrero de 2011, con la versión de ese manifiesto, a mediados del año pasado, se concentra una eclosión que ha dado cinco títulos directos suyos y otros dos vinculados a sus progenitores: siete Hessel, a uno cada dos meses de media. Sólo de su libro insignia se llevan vendidos entre castellano y catalán más de 400.000 ejemplares, a los que hay que sumar unos 100.000 más de ¡Comprometeos! (sus conversaciones con Gilles Vanderpooten), Mi baile con el siglo (sus memorias) y El camino de la esperanza (de nuevo conversaciones, ahora con el filósofo Edgar Morin).

Todos esos títulos están en Destino, la editorial que le contrató el libro en diciembre de 2010, un poco, de nuevo, gracias al azar. “Vi un reportaje sobre él y el éxito de ¡Indignaos! en Le Figaro, leí el libro y me decidí a llamar a la pequeña editorial de Montpellier Indigène Editions que lo había publicado; pero no había manera que respondieran y al final encontré el teléfono fijo de Hessel, porque él no tenía móvil, sólo ese número y un fax. Y llamé, por probar, un sábado por la mañana tras el premio Nadal y dio la casualidad de que me respondió él mismo”, recuerda Ramon Perelló. Hessel se sorprendió del interés de un editor español que, por cierto, no lo tenía muy claro cuando contactó (“era un veterano de la Resistencia francesa, con fama de muy honesto, pero que aquí no lo conocía nadie”); sin embargo, conectaron bien, “hablamos de España, de política, hizo un especie de volcado de su vida y al final decidimos tirar adelante”.

Así, menos de dos meses después de la conversación, el 22 de febrero de 2011, aparecían los primeros 45.000 ejemplares de ¡Indignaos! “Me parecieron demasiados”, sonríe ahora recordando que sólo dos días después se tenía que hacer ya una reimpresión de 100.000 ejemplares más. “Ni la eclosión Punset”, equipara el también editor del científico. Empezaba así un fenómeno que ha hecho que España sea el segundo país del mundo donde más ejemplares se venden de Hessel.

La confianza y la recepción en España (“cuando estuvo en Madrid y Barcelona la gente le reconocía por la calle y le paraba; él no daba crédito”) hizo que estas pasadas Navidades Perelló se atreviera a proponerle hacer un libro nuevo. “Recuerdo que me dijo: ‘Estoy un poco cansado: es que ya soy muy viejo’, y me emplazó a su vuelta de unos días de descanso en las afueras de París”. De nuevo, la suerte: tardó en responder y no había manera de contactar con él porque en las afueras no tenía ni teléfono; Perelló ya temía lo peor, “pero al final respondió y aceptó que enviáramos a un periodista, Lluis Uría, a hablar con él. El resultado será No os rindáis. Con España, en la frontera por la libertad y el progreso, de estructura y tamaño muy parecidos a ¡Indignaos! y donde se muestra muy duro contra cómo se están haciendo las cosas; pero, como siempre, llamando a implicarse, a no desertar de la política”, resume Perelló, que lamenta que Hessel no pudiera verlo acabado (“le enviamos la portada hace unos días y no sé si tuvo tiempo de mirarla”) pero que espera que el libro esté en librerías antes de Semana Santa. Mientras ya han entablado negociaciones para la venta de la obra a Francia y a otros países europeos. “Acabará siendo su testamento político”, sentencia su editor español.

El fenómeno Hessel, que también ha dado para una autobiografía intelectual En resumen… O casi (Aguilar, 2012), permitió que se añadiera a la eclosión libresca un par de títulos que quizá no hubieran visto la luz de no haber ido arropados por las ventas de su obra. Los dos hacen referencia a sus padres. El primero en aparecer, en ese annus mirabilis hesseliano que fue 2011, Romance en París (Errata Naturae),escrito por su padre Franz Hessel, donde cuenta cómo conoció a la que sería su esposa Helen, romance que conoció y del que fue parcialmente protagonista también su colega escritor Henri-Pierre Roché, que acabaría evocándolo en su famosa novela Jules et Jim. Con el título explícito de Helen Hessel, la mujer que amó a Jules y a Jim, Aguilar publicó el año pasado la biografía de ella. François Truffaut llevó en 1962 la historia al cine en una de sus películas más míticas, un proyecto lejano después de encontrar a mediados de los años 50 en una librería de viejo la novela pseudoautobiográfica de Roché. De nuevo el azar en la vida de Hessel.

Más información