Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIOS

Décio Pignatari, voz singular de la poesía brasileña

El escritor era una referencia indudable para varias generaciones de poetas de su país, quienes le destacaban como una de las inteligencias decisivas más incisivas del siglo XX

El pasado día 2 de diciembre fallecía en São Paulo (Brasil) el poeta Décio Pignatari, una de las voces más singulares de la literatura brasileña del siglo XX. Nacido en 1927. Pignatari pertenecía por derecho propio a ese conjunto de poetas que alternaba lúcidamente su obra individual (con títulos tan significativos como el inaugural Carroussel, de 1950, o Poesia pois é poesia, de 1977) con una obra colectiva como miembro del célebre grupo vinculado a la revista Noigandres, fundamental para comprender el nacimiento y el desarrollo de la poesía concreta brasileña e internacional.

Poeta, ensayista y traductor, pero también abogado y profesor, Décio Pignatari vivió con frecuencia en un segundo plano en relación a los otros fundadores del Concretismo, los hermanos Augusto y Haroldo de Campos, cuya conexión con la cultura popular de su país, casi siempre a través de la música, les granjeó una visibilidad pública notoria. Fundado en los años cincuenta, el Concretismo nace con la voluntad de manifestarse no solo en el ámbito de la poesía, sino también en el de la música o las artes plásticas, rechazando las fórmulas expresionistas y la abstracción lírica. Los hermanos De Campos y Pignatari propusieron crear un nuevo lenguaje que acabara con la distancia entre forma y contenido, con la convicción de que el mensaje se encuentra con frecuencia en la superficie del poema. Pignatari crea así un universo poético en el que concede a la visualidad un papel esencial en su obra, con una perspectiva en la que bien pudo tener que ver su interés por la teoría de la comunicación y el diseño.

Referencia indudable para varias generaciones poetas de su país, quienes le destacaban como una de las inteligencias más incisivas del siglo XX, solo es posible alcanzar a comprender la dimensión de las propuestas estéticas de Pignatari si articulamos las diferentes facetas que desarrolló como creador: fue uno de los padres del Concretismo, sí, pero también fue traductor de Dante, Shakespeare y Goethe y un peculiar y lúcido inventor de diseños y artificios visuales en diálogo con la poesía. Sin duda, una página notable de la historia de la cultura brasileña del siglo XX.