Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almodóvar desvela en Londres imágenes de 'Los amantes pasajeros'

El homenaje de la Academia de Hollywood reconoce "la revolucionaria aportación" del director

El director de cine Pedro Almodóvar llega al Teatro Curzon Soho de Londres.
El director de cine Pedro Almodóvar llega al Teatro Curzon Soho de Londres. EFE

“Irremplazable, excesivo, único en su contribución al cine…”. Si ya hace varios años que Pedro Almodóvar se mueve como pez en el agua por los pasillos de Hollywood, que lo ha colmado de halagos, reconocimiento y dos estatuillas doradas, es entre los británicos donde tiene su verdadera e incondicional casa foránea. Los dos ámbitos se fusionaron anoche en un cine del Soho londinense, escenario elegido por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas para brindar al director manchego un “homenaje europeo”, con una retrospectiva de tres décadas de carrera que incluyó las primeras imágenes difundidas hasta ahora de su nueva película.

El clip de la cinta todavía inédita Los amantes pasajeros –una divertida escena de tres azafatos ejecutando una coreografía en pleno vuelo- fue el colofón de una velada en la que el realizador español estuvo arropado por los directores Stephen Fears, Sally Potter y Gurinder Chadha, el guionista Peter Morgan o la actriz Kristin Scott Thomas entre la representación isleña. “Estamos para acompañarlo siempre que lo necesita”, explicó uno de los rostros habituales de la filmografía almodovariana, Rossy de Palma, mientras compartía copa y canapés con el diseñador Jean-Paul Gaultier, la cantante Grace Jones, el escritor y periodista Boris Izaguirre, los actores Leonor Watling y Javier Cámara, o el compositor Alberto Iglesias, autor de muchas de las bandas sonoras de sus cintas.

Algunos de esos rostros aparecieron en la pantalla cuando fue desgranando una docenas de títulos de la filmografía de Pedro Almodóvar, desde Qué he hecho yo para merecer esto o La ley del deseo hasta La mala educación y La piel que habito, cinta esta última que, en contraste con la reacción dividida de la crítica española, suscitó una unánime acogida en el Reino Unido. “Es el primer país donde me han nominado como guionista y me han dado un premio como director”, subrayó el homenajeado sobre la pasión que genera su figura entre los colegas británicos y que ni él mismo sabe muy bien explicar (“Creo que les doy morbo”).

La velada tuvo su punto más emotivo con los esbozos biográficos del realizador que desgranó su hermano y brazo derecho Agustín Almodóvar, hubo muchas risas con la declaración de amor que le profesó Gaultier y también la sorpresa de una intervención grabada por el estadounidense Quentin Tarantino quien, literalmente, se rindió ante el manchego. “Pedro, eres la madre de todos los directores”, resumió Potter sobre la singladura del manchego que le ha procurado ya cinco premios Bafta (los Oscar del cine británico), uno de ellos por la dirección de Todo sobre mi Madre.

Almodóvar, más emocionado de lo que sugeriría la multitud de homenajes que lleva cosechados, se declaró incapaz de sorprender a su audiencia a estas alturas, aunque sí lo hizo al relatar sus esfuerzos frustrados por adquirir los derechos de Las Horas o El Silencio de los Corderos como primer paso para filmar fuera de España: “Siempre he soñado con hacerlo, pero quizá sea demasiado tarde, me siento mayor (tiene 63 años)”.

El acto quiso subrayar que “ nuestra historia de amor con Pedro sólo ha empezado”, en palabras del maestro de ceremonias, sir Christopher Frayling, expectante ya ante el próximo estreno Los amantes pasajeros, del que se especula que será un feliz regreso a la comedia.