Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Dionisio Ridruejo encarnó las dos Españas”

Rafael Fraguas novela la vida del poeta y jefe de Propaganda de Falange en la Guerra Civil

El poeta Dionisio Ridruejo (1912-1975).
El poeta Dionisio Ridruejo (1912-1975).

Dionisio Ridruejo (El Burgo de Osma, Soria, 1912 – Madrid, 1975) fue un personaje clave en el periodo más terrible de España en el siglo XX, la Guerra Civil. Sin embargo, la evolución ideológica de este poeta, que pasó, en los años de contienda, de ser el responsable de Propaganda de Falange —el partido fascista creado por José Antonio Primo de Rivera en 1933— a un firme opositor al dictador Franco "cayó en un olvido" que ha impelido al periodista de EL PAÍS Rafael Fraguas (Madrid, 1949) a recuperar su vida y trayectoria con su primera novela, Gritad concordia (Plaza y Valdés).

Fraguas reivindica en las 231 páginas de su obra, que se desarrolla sobre todo en Madrid, la importancia de "un personaje que encarna las dos Españas, incluso la tercera, la de la reconciliación, ya que fue un precursor de la Transición". "Hubo en su momento un esfuerzo de gente de su generación de mostrar su valía, pero eso después desapareció. Por eso he querido volver a acreditar lo valioso de su verdad, la de un ser excepcional". Sin embargo, el verdadero protagonista del libro es "España, que da hijos como este, que no pueden olvidarse".

En Gritad concordia se cuenta la aventura de Ridruejo en la División Azul, el contingente de voluntarios españoles integrados en el 18º Cuerpo de Ejército de la Wehrmacht que creó junto a Ramón Serrano Súñer —cuñado de Franco y entonces ministro de Exteriores del régimen— para luchar en la Unión Soviética del lado del invasor nazi. El regreso de un cambiado Ridruejo, un hecho histórico, dio pie al autor para crear "una trama de espionaje, no una novela histórica, en la que el lector puede galopar entre la realidad y la ficción". El periodista llama la atención sobre este asunto que, en su opinión, ha pasado desapercibido en la reciente historia española. "El papel de los espías soviéticos en la España franquista fue una de las grandes herramientas de la política. Eran gente muy capacitada y yo intuyo que se infiltraron en el entorno del almirante Luis Carrero Blanco, el hombre de confianza de Franco, para que este convenciera al dictador de la necesidad de retirar su apoyo a Hitler con el argumento de que sin marina los nazis estaban llamados al fracaso".

Poliédrico

Personaje complejo de una España de extremos, Fraguas destaca que Ridruejo era "poliédrico". "Se trata de un político, también fue un poeta muy bueno y un hombre cosmopolita que cuando hablaba de Castilla lo hacía de forma novedosa, distinta a la de los autores de la generación del 98". Con todo, lo más extraordinario es su "tránsito ideológico". De sus proclamas fascistas "en las que incitaba a morir en la batalla", pasó a enfrentarse con Franco. Del falangismo al progresismo de sus últimos años, de admirador de los nazis a "encabezar el llamado contubernio de Múnich", la reunión de grupos opositores al franquismo que se vieron en la ciudad alemana en 1962. "Dionisio incluso aleccionó a jóvenes estudiantes como Javier Pradera, Enrique Múgica y Ramón Tamames en su compromiso opositor antifranquista".

Para conocer mejor a este personaje, además de lo mucho leído, Fraguas habló con los descendientes de Ridruejo y con los que le habían conocido en El Burgo de Osma. De su investigación queda una idea que apunta en su libro, "su probable origen judío", un factor que explicaría su alejamiento de los nazis cuando vio lo que estos hacían en Europa.  

"El verdadero protagonista del libro es España, que da hijos como este, que no pueden olvidarse"

El autor de Gritad concordia solo vio una vez al personaje al que ha consagrado su debut como novelista. "Fue en un acto político, yo era un periodista joven y me impresionó el afecto que generaba a su alrededor. No cabe duda de que era alguien de una gran talla".

Para los jóvenes que ahora se acerquen a esta figura, autor de libros de poemas como En once años (1950), Hasta la fecha (1960) y Cuaderno catalán (1966), Fraguas subraya que "personas como Dionisio Ridruejo salvan países por su idea de la reconciliación, de la concordia y de que las gentes racionales de la derecha y de la izquierda de este país se necesitan y están llamadas a comprenderse".