Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Cruz gana el Premio Nacional de Periodismo Cultural

Editor, novelista y una de las firmas esenciales del diario EL PAÍS, es autor de más de 20 libros

Con su tarea ha contribuido a cohesionar la cultura en español a los dos lados del Atlántico

Juan Cruz en una imagen de 2008
Juan Cruz en una imagen de 2008

Una cosa es segura, para Juan Cruz tanto pesa la palabra cultura como la palabra periodismo en la denominación del Premio Nacional de Periodismo Cultural que ha recibido hoy. Y pesan lo mismo esos términos porque tiene claro, como defendía Ortega y Gasset, que el oficio de informar es una actividad intelectual de primer orden. “Todo periodista tiene que aspirar a ser un periodista cultural. El periodismo es una apuesta de la cultura, es escritura, es arte y es también compromiso con la realidad”, apunta por vía telefónica desde Buenos Aires, rodeado del bullicio y el cariño de amigos en plena celebración.

Editor, novelista, hombre de radio y de televisión, además de culé irredento, es difícil encontrar una personalidad del mundo de la cultura que no figure en su preciada agenda. “Hay quien me ha llamado agitador cultural y en realidad el que está agitado soy yo”, añade con un regusto de alegría en la boca. Redactor desde los 13 años, Juan Cruz (Puerto de la Cruz, Tenerife, 1948) comenzó a publicar en el semanario tinerfeño Aire Libre. Desde entonces hay pocas tareas relacionadas con la creación y la comunicación que no se haya echado sobre las espaldas. Combina la creación literaria con su trabajo diario como periodista, amén de presentaciones, mesas redondas y esas otras labores entre bambalinas con las que, en las últimas décadas, ha contribuido a cohesionar la cultura en español en las dos orillas del Atlántico. “Para quien dice que nunca duermo, sepan que la noticia me ha pillado durmiendo”, bromea acerca de su fama de polígrafo siempre alerta. Fue el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, quien le comunicó, entre bromas futbolísticas, la distinción recibida.

Este año Cruz cumple 50 años en el ejercicio de la profesión

Buena parte de sus inquietudes se han volcado en reflexionar sobre la tarea de informar, como en su ensayo Periodismo: ¿Vale la pena vivir para este oficio? (Debolsillo, 2010), o en las entrevistas que ha realizado a figuras de la prensa, entre otras Jon Lee Anderson o Eugenio Scalfari. Es taxativo al hablar sobre qué retos afronta la información en torno a la creación y el arte: “Al periodismo cultural le queda por delante lo que al periodismo a secas. Su principal reto es afianzar la escritura. Cuanto mejor sea la escritura, mejor será el periodismo”. De Juan Cruz destaca el jurado su “curiosidad intelectual y la pasión por la cultura”.

Esa curiosidad le ha llevado a preguntar sin descanso sobre el qué y el cómo a grandes autores, como José Saramago, Günter Grass, Carlos Fuentes, Jorge Semprún o Mario Vargas Llosa, pero también a fijarse en el librero anónimo en apuros, en el poeta incipiente y en el fútbol, su otra gran querencia.

“Este reconocimiento tiene para mí un alcance sentimental y biográfico muy especial”. Lo tiene porque este 2012 Cruz cumple 50 años en el ejercicio de la profesión. Miembro fundador de EL PAÍS (es adjunto a la dirección del diario) echa la vista atrás y recuerda su primera tarea como subjefe de la sección de Cultura, en 1977: cubrir el entierro de Miguel Mihura. A esa sección llegó de la mano de Ángel Sánchez Harguindey. “A él le dedico muy calurosamente este premio, él fue quien tuvo la ocurrencia de traerme desde Londres y en él personifico mi agradecimiento al resto de mis compañeros de EL PAÍS”.

El agradecimiento se hace extensivo a esa cabecera. “EL PAÍS”, explica Juan Cruz, “concibió desde el principio la cultura como un encuentro de dos mundos, primero conectando a figuras del exilio con las del interior: María Zambrano y Rafael Alberti fueron sus primeros colaboradores. Más adelante este periódico insistió en generar para España una discusión acerca de lo que debería ser una democracia. Eso para mi generación —que se crió haciendo o leyendo EL PAÍS— fue una enorme enseñanza de libertad”.

Los contenidos culturales del diario a menudo se han escapado del corsé de una sección, recuerda Cruz: “La sección de Opinión siempre fue receptáculo de los intelectuales del momento; la de Deportes fue la primera sección en acoger grandes firmas para contar partidos. La generación de Javier Marías, Manuel Rivas y Julio Llamazares se hizo en buena medida escribiendo en las páginas de EL PAÍS… Hay algo que desde el origen vincula el periódico con el mundo de la Cultura”.

Licenciado por la Universidad de La Laguna en Periodismo e Historia, además ha sido director de comunicación del Grupo Santillana y editor de Alfaguara. En televisión ha colaborado en La Mirada Crítica, de Telecinco, también interviene habitualmente en la tertulia del Canal 24h de TVE. En radio ha colaborado en diferentes espacios: señaladamente en La Ventana, de la Cadena Ser. En esta misma antena ha dirigido programas de reflexión y debate, el último ¿Cómo explicamos esto?, el pasado verano. En Internet mantiene el blog Mira que te lo tengo dicho y es muy activo en la red social Twitter, donde cuenta con varios miles de seguidores.

El Jurado ha estado compuesto por los dos últimos autores galardonados, Fabricio Caivano y Ana Borderas, galardonados en las ediciones de 2010 y 2011 respectivamente; Lorenzo Silva, a propuesta del Ministro de Educación, Cultura y Deporte; Antonio Petit Caro, designado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España; Rosa Mora, por la Asociación de Periodistas Culturales de Cataluña; Atocha Aguinaga, por la Asociación de Revistas Culturales Españolas; Celso Almuiña, por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas; Ana Belén Roy, por la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión de España; Antón Rodríguez Castro, por la Asociación Española de Críticos Literarios; José Antonio Pascual Rodríguez, por la Real Academia Española y Jesús M. Díaz Álvarez, por el Centro de Estudios de Género de la UNED. Ha actuado como presidenta la directora general de Política e Industrias Culturales y del Libro, Teresa Lizaranzu, y como vicepresidenta la subdirectora general de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, Mónica Fernández.

Más información