Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Virgen y paralítico a los 38

Se estrena 'Las sesiones', la historia real de un periodista parapléjico y su terapeuta sexual

La película ganó el premio del Público en el festival de Sundance

Ben Lewin lleva décadas haciendo cine y documentales. Y nunca le han molestado las muletas que necesita tras haber sufrido de pequeño poliomielitis. Nació en Polonia en 1946, su familia se trasladó a Australia cuando él tenía tres años y Lewin ha trabajado allí, en Reino Unido (llegó a ser directivo de la BBC) y en Estados Unidos, haciendo tanto documentales y cine de ficción como Georgia; El favor, el reloj y el gran pescado y Golpe de suerte. Y aún así, ha sido una película muy cercana a él, Las sesiones, la que le ha dado la fama ya mayor. Premio del público en el último Sundance, el título se refiere a las seis sesiones que una terapeuta sexual le va a dar a un periodista paralizado desde el cuello que vive la mayor parte del tiempo con un pulmón de acero por culpa de la polio. Y sin embargo, la película es optimista de principio a fin. Mark O’Brien, que así se llamaba el periodista, existió de verdad y el guion se basa en un artículo autobiográfico suyo.

Lewin reniega de géneros, pero es cierto que el filme funciona como una screwball comedy clásica gracias a las charlas del protagonista (encarnado por John Hawkes, el de Winter’s bone y Martha May Marcy Marlene) con un cura católico (William H. Macy). "No me gusta encasillar la película en un género, eso lo dices tú, porque era la vida de O’Brien y no me resulta cómodo. Es cierto que tuve toda la libertad de la viuda de O’Brien, Susan, para reescribir lo que fuera necesario. Fue mi compañera literaria. A veces sí sentía que Mark resonaba a través de mí, aunque yo siempre lo chequeaba con ella para que no hubiera confusiones. Tuve toda la libertad. Sentí que encajaba".

La película es optimista de principio a fin

A pesar del premio en Sundance, Lewin defiende que jamás planteó el proyecto pensando en llegar a cuanto más público, mejor. "En absoluto. No tengo un concepto claro de lo que quiere la audiencia. A veces los espectadores reaccionan como un espíritu conectado, y es cierto que esta historia es universal y puede llegar a todo el mundo, pero no es consciente, es decir, no existen reglas palpables y aplicables para lograrlo. Aquí el único espectador era yo y debía gustarme a mí o no. Y una cierta responsabilidad porque la historia es real".

A la terapeuta sexual le da vida Helen Hunt, y sí, su personaje es terapeuta sexual en todos los sentidos. "Helen tuvo muy claro desde el principio que iba a salir desnuda completamente. Estaba en el guion. No hubo que convencerla. Vino y dijo que quería el papel. Confiamos mutuamente. Lo que sí hicimos fue filmar en orden cronológico para que se notaran los reparos y miedos iniciales de Mark, su incomodidad". Para John Hawkes solo hay palabras de admiración: "Ha estado a la altura del reto. Hace que el resto de los intérpretes parezca que valen menos. Fue un acierto de la directora de reparto que cuando Hawkes fue candidato al Oscar me dijo: ‘Es él’. Vi Winter’s bone y pensé que era imposible. Después recuperé más trabajos suyos y me percaté de su lado camaleónico". Ahí acaba la entrevista con Lewin, cuya película lo tiene todo para llevarse más premios del público y ser un taquillazo. Él solo asiente y sonríe, como lo haría Mark O’Brien.